La importancia de aumentar los controles

La importancia de aumentar los controles

La reciente noticia protagonizada por la empresa japonesa Kobe Steel, que reconoció haber adulterando los certificados de calidad de sus productos desde hace una década, desató un escándalo a nivel mundial. La atención se centró en los riesgos para la seguridad en las industrias aeroespacial y automotriz, los principales clientes de la compañía nipona.

El “caso Kobe” dejó al descubierto la importancia de temas que viene destacando hace años el Instituto Chileno del Acero: la necesidad de contar con normas actualizadas para los productos de acero que se utilizan en el país y de una adecuada fiscalización para que éstas se puedan cumplir.

Especial énfasis hemos puesto en fiscalizar las importaciones de acero que ingresan al país. Es así como a través del monitoreo que realizamos a las barras de refuerzo, se pudo detectar el ingreso de productos que no cumplían con la NCh 204, que establece los parámetros de calidad. Esto dejo al descubierto que el sistema tiene ciertas debilidades, lo que permitió iniciar un intenso trabajo con el Ministerio de la Vivienda y el Servicio Nacional de Aduanas para reforzar los controles.

Fruto de este esfuerzo, actualmente está en trámite un decreto que exige que, para la importación de barras para la construcción, los certificados de conformidad de producto formen parte desde un comienzo de la carpeta de importación.

Estos documentos deben ser emitidos por terceras partes no relacionadas con la compañía y que estén acreditadas por el Instituto Nacional de Normalización (INN), características que en Chile cumplen tanto el Dictuc como el Idiem. El esquema se va a implementar, en una primera fase, para las barras de refuerzo, pero nuestra apuesta es a seguir extendiendo el mismo mecanismo a otros productos, como los perfiles y planchas para estructuras de acero presentes mayoritariamente en centros comerciales, además de cubiertas y revestimientos de acero, que se utilizan en la construcción de viviendas.

También, y buscando generar más certezas en los consumidores, estamos colaborando con los ministerios de Vivienda y Economía para implementar un sistema de rotulado. Así como existe para los alimentos, donde hay una forma estandarizada de informar el contenido crítico, queremos que para los productos de acero también exista un etiquetado, mediante el cual, ya sea que se trate de una gran constructora o un pequeño constructor, pueda tener información suficiente para saber qué es lo que está comprando, específicamente en cuanto al cumplimiento normativo y de esta manera tener resguardo.

Lo que buscamos es generar una especie de sello de garantía que obligue, en caso de una falla, no sólo a responder al agente que comercializó el producto, sino que actúe en forma preventiva para impedir el uso y venta de oferta que no cumple con los estándares mínimos de seguridad.

Juan Carlos Gutiérrez
Director ejecutivo

Categorías: Editorial, Noticias