Lecciones de un año complejo

El término de año anterior invita a hacer una reflexión sobre el camino recorrido durante el período.

El 2016 fue un año difícil en muchos sentidos. La disminución de la actividad económica ha presentado un gran desafío a todas las entidades productivas en el mundo. Entre ellas la industria de acero ha sufrido un fuerte impacto, en especial por la dominancia de las grandes potencias que determinan, sin contrapeso en muchos casos, el comportamiento de las economías locales, no solamente porque determinan los mercados específicos de los productos, sino porque también buscan definir la estructura global de sus economías. Este hecho genera incertidumbres en el comportamiento del mercado del acero en Latinoamérica.

Ciertamente, y en otro aspecto, la mayoría de nuestros países adolecen de insuficiencias en el marco técnico y regulatorio de manera que existe mayor dificultad para lograr niveles adecuados de calidad y de control de los materiales que se utilizan internamente en el país. Esto ha llevado a severas fallas en algunos casos, debido a la falta de control de los parámetros básicos de los aceros. Por otra parte este mismo hecho dificulta la debida trazabilidad de los procesos de fabricación de materiales y piezas.

El ICHA ha realizado en este último tiempo y, en especial en este año, un trabajo complejo, pero bien estructurado para elaborar las bases técnicas para un debido control de materiales, prestando un apoyo importante al Estado con la finalidad de tener condicionantes estrictas y bien definidas de manera que se asegure el cumplimiento normativo en iguales condiciones tanto para productores como para comercializadores.

En este sentido, hemos tenido éxito en lograr el reconocimiento de parte de las entidades públicas encargadas de regular estos aspectos, lo cual nos ha permitido llevar a cabo un trabajo fértil. Un hecho de gran importancia ha sido la difusión de los conceptos necesarios en la construcción en acero, llevándolo a los profesionales de todo el país.

En Chile, el acero es un material ampliamente usado en la construcción; sin embargo su penetración no es suficiente amplia, especialmente en la construcción de edificios, como para formar el conocimiento crítico necesario para una práctica ordenada y eficiente. Es este camino el Instituto ha centrado su trabajo y establecido una plataforma que, con seguridad, será un aporte definitivo al desarrollo de la sociedad en los tiempos futuros.

Sergio Contreras A.

Presidente

Instituto Chileno del Acero

Categorías: Acero al Día, Boletines