La constante preocupación del Instituto Chileno del Acero (ICHA) por promover un adecuado nivel de exigencias técnicas y de  asegurar un estricto control de calidad de las barras destinadas a la construcción de hormigón armado,  propició que la Dirección de Aduanas actúe proactivamente para cautelar el cumplimiento de las normas que rigen el acero que se utiliza en el país.

Luego de tres años de trabajo y a partir de la propuesta elaborada por ICHA, el Ministerio de Viviendas y Urbanismo, a través del oficio 2597-2015, instruyó a la Dirección de Aduanas para que las barras de acero -amparadas bajo la Norma Chilena NCh 204- cumplan con lo señalado en la legislación respecto de la certificación de calidad de estos productos. El documento generó la emisión de la resolución exenta 319 del Servicio Nacional de Aduanas.

Este avance se vio impulsado por el reciente sondeo a la calidad de barras de refuerzo laminadas en caliente para hormigón armado, de origen importado, que se comercializan en nuestro país.

Realizado por el Comité de Normas y Monitoreo de ICHA, la cuarta versión del sondeo tuvo como finalidad obtener información del cumplimiento de los parámetros básicos de estos productos, como marcaje, naturaleza del acero y aspectos mecánicos, geométricos y de masa definidos en la normativa chilena vigente.

Con los resultados, se estableció un cuadro de verificación de los requisitos con información básica para la autoridad, a través de los Ministerios de Vivienda y Urbanismo y de Obras Públicas, además de las entidades profesionales de la construcción y la ingeniería estructural, entre otras.

En este estudio, ICHA detectó incumplimientos de la normativa chilena vigente, hecho que evidencia una falta de control, en particular, en las barras de acero importadas que ingresan al país.

Entre los incumplimientos constatadas se pueden mencionar:

-Las etiquetas de los productos estaban escritas en chino y en inglés.

-Los productos contaban con el certificado pertinente, pero sin los informes de ensayo.

-El acero, a partir del análisis químico, no puede ser calificado como acero al carbono y por lo tanto, categorizado como acero A, según lo exige la NCh 204.

Las barras monitoreadas ingresaron en septiembre de 2015 al país y ya se encuentran a la venta en el mercado, lo cual hace evidente la fragilidad del cumplimiento normativo del acero de barras de importación.

Sobre el monitoreo

El estudio realiza una comprobación del cumplimiento de los requisitos señalados en la NCh204Of.2006 a partir de muestras obtenidas de un importador de barras, y no es una evaluación de la conformidad de certificaciones de lotes o partidas.  En él, se resumen los resultados de este monitoreo de la calidad de las barras de refuerzo importadas disponibles en el comercio local.

Para efectuar esta verificación, se utilizó el procedimiento estándar de muestreo ICHA-204-01, procediéndose a elegir 36 muestras de barras para hormigón armado de origen importado, adquiridas en un punto de venta de la Región Metropolitana, en el mes de noviembre de 2015.

A las muestras obtenidas, se les practicaron ensayos estandarizados en los laboratorios del Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación de Estructuras y Materiales, IDIEM, de acuerdo a lo exigido por la norma NCh204.Of2006.

De forma complementaria, se realizaron ensayos de composición química en los laboratorios de Ensayos e Investigación de Materiales SIMET-USACH, y al análisis detallado de los resultados obtenidos por el señor Manuel Cabrera Contreras, Ingeniero Civil Metalúrgico, MSc., investigador y académico de dilatada y reconocida trayectoria de la Universidad Técnica Federico Santa María, con lo cual se ha propuesto corroborar la calidad y cumplimiento de la normativa nacional.

Finalmente es importante tener en consideración que la intención del ICHA al realizar estos sondeos no es la de llevar a cabo una fiscalización o control paralelo al realizado por las autoridades u otras entidades sino entregar a sus asociados, a los profesionales y al público, la información técnica necesaria para la utilización correcta y segura del material acero.

Descargue el Monitoreo de la Calidad de Productos de Acero Importados completo

INFORME TÉCNICO N° 1601
MONITOREO DE LA CALIDAD DE PRODUCTOS DE ACERO IMPORTADOS
Producto: Barras de Refuerzo Laminadas en Caliente para Hormigón Armado

informe-monitoreo-portada3

 

MONITOREO DE LA CALIDAD DE PRODUCTOS DE ACERO Producto: Parrillas de Piso Electro Forjadas ‐ Grating

MONITOREO DE LA CALIDAD
DE PRODUCTOS DE ACERO
Producto: Parrillas de Piso Electro Forjadas ‐ Grating

MONITOREO DE LA CALIDAD DE PRODUCTOS DE ACERO IMPORTADOS Producto: Barras de Refuerzo Laminadas en Caliente

TERCER MONITOREO DE LA CALIDAD
DE PRODUCTOS DE ACERO IMPORTADOS
Producto: Barras de Refuerzo Laminadas en Caliente para Hormigón Armado

 

informe-monitoreo-02

SEGUNDO MONITOREO DE LA CALIDAD DE PRODUCTOS DE ACERO IMPORTADOS Producto: Barras de Refuerzo Laminadas en Caliente para Hormigón Armado

PRIMER MONITOREO DE LA CALIDAD DE PRODUCTOS DE ACERO IMPORTADOS Producto: Barras de Refuerzo Laminadas en Caliente para Hormigón Armado

PRIMER MONITOREO DE LA CALIDAD
DE PRODUCTOS DE ACERO IMPORTADOS
Producto: Barras de Refuerzo Laminadas en Caliente
para Hormigón Armado

Un 48% de la muestra de barras de refuerzo laminadas en caliente para hormigón armado importadas que se comercializan en Chile no cumplen con los requisitos señalados en la normativa vigente, por tanto, son productos que no están habilitados para ser utilizados en la construcción de estructuras de hormigón en Chile.

Así lo concluye el tercer informe de Monitoreo a la Calidad de Productos de Acero Importados, realizado en Barras de Refuerzo Laminadas en Caliente para Hormigón Armado, por el Instituto Chileno del Acero (ICHA).

Esta situación representa un llamado de atención para establecer acciones correctivas en el control de la calidad para asegurar que las construcciones de hormigón armado tengan incorporadas productos de similar calidad a la exigida a los productores nacionales, de acuerdo a lo establecido en las normas y bases legales vigentes.

“Consideramos que los incumplimientos detectados implican una calidad irregular del material y pueden alterar el comportamiento estructural de las edificaciones y obras construidas con ellos, dado que los procedimientos del diseño y cálculo estructural toman en cuenta los valores dados en la normativa vigente y, por lo tanto, pueden comprometer su desempeño, tanto en condiciones estáticas como dinámicas”, afirma Sergio Contreras, presidente del ICHA.

A través del Comité de Normas y Monitoreo de ICHA, la medición fue ejecutada por el Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación de Estructuras y Materiales, IDIEM, entidad que realizó los ensayos sobre la calidad de barras para hormigón armado, de procedencia importado, de acuerdo con lo exigido por la norma NCh204.Of2006.

Llamado de atención

Al comparar los resultados de este estudio con los obtenidos en el primer y el segundo monitoreo (2012 y 2013) el nivel de incumplimiento se mantiene cercano al 50% del total de la muestra.

En tanto, sólo el 20% de las barras importadas de la muestra cuenta con certificados que indiquen la calidad del producto, mientras que un 55% registra incumplimientos a los requisitos señalados en la norma chilena NCh204of.2006.

También se encontraron inconsistencias en el 10%, señalando que las muestras no cumplen con las propiedades mecánicas, es decir, con niveles mínimos de resistencia; un 34% presenta incumplimientos en el ámbito de la geometría de resaltes y un 10% en la masa lineal mínima exigida.

Además, el estudio detectó una marcación de barras de origen mexicana, que no corresponde a la establecida en la norma chilena, con valores insuficientes de la tensión de fluencia, la de ruptura y de la masa. “La utilización de estas barras en Chile constituye un riesgo en los casos en que especifique un acero de calidad distinta en el proyecto estructural. Es primera vez que se detecta y coloca de manifiesto la vulnerabilidad del sistema de control de barras de refuerzo que están siendo importadas y comercializadas”, se detalla en la investigación.

Con los resultados, se establece un cuadro de verificación de los requisitos con información básica para la autoridad: Ministerios de Vivienda y Urbanismo, Ministerio de Obras Públicas, además de las entidades profesionales de la construcción y la ingeniería estructural, entre otras.

Información de valor

El estudio se planteó como una instancia para dilucidar cuál es el nivel de cumplimiento de los parámetros básicos de estos productos: mecánicos, geométricos y de masa, establecidos en la normativa chilena.

En tanto, recoge el resultado de la verificación de los requisitos señalados en la NCh204.Of2006 a partir de muestras obtenidas en centros de distribución de barras. Según aclararon sus autores, no se trata de una evaluación de la conformidad de certificaciones de lotes o partidas, sino que se resumen los resultados del monitoreo de la calidad de las barras de refuerzo importadas disponibles en el comercio local.

Para efectuar esta verificación se utilizó el procedimiento estándar de muestreo ICHA-204-01, procediéndose a elegir 25 muestras de barras para hormigón armado de origen importado, adquiridas en seis puntos de venta de la Región Metropolitana, durante los meses de noviembre y diciembre de 2014.

 

En su misión de velar por la calidad de los materiales y estructuras de acero, el Instituto Chileno del Acero, presentó los resultados del primer Monitoreo Técnico de la Calidad de Parrillas de Piso Electroforjadas – Grating, realizado a partir de muestras obtenidas en tres puntos de venta de la Región Metropolitana.

Los resultados arrojaron que el 50% de las muestras testeadas presentan graves deficiencias en los ensayos de carga, lo que podría desencadenar deformaciones superiores a las esperadas en las estructuras. Además, el 67% presenta incumplimiento en la geometría y espesores.

“Estos resultados reflejan una realidad que nos tiene sumamente preocupados, porque además de tener altos porcentajes de incumplimiento, ninguno de los distribuidores considerados en el monitoreo entregó certificados con los cuales se pudiera validar la calidad de los productos, situación que nos reafirma la necesidad de tomar medidas concretas y efectivas en el corto plazo”, afirmó Sergio Contreras, presidente de ICHA.

Cabe destacar que el 100% de las muestras de origen importado evaluadas en el monitoreo presentaron algún parámetro con incumplimiento normativo, lo que preocupa aún más a ICHA. Así mismo, es importante resaltar que la totalidad de los productos de origen nacional sí cumplen con las características consideradas en este estudio.

A través de este monitoreo, el Comité de Inspección Técnica de ICHA busca contribuir a establecer una base de control del cumplimiento de las especificaciones técnicas de las parrillas de piso electroforjadas disponibles en el mercado, y en consecuencia, resguardar la vida de los usuarios y la operatividad de máquinas y equipos.

El monitoreo concluye que los incumplimientos detectados implican una calidad irregular del material y pueden alterar el comportamiento estructural de las edificaciones y obras construidas con ellos, porque los procedimientos del diseño y cálculo estructural consideran valores dados en la normativa vigente de calidad del acero y no por una norma específica para diseño estructural de Parrillas de Piso – Grating, por lo tanto pueden comprometer su desempeño tanto en condiciones estáticas como dinámicas.

Motivados por estos resultados, ICHA impulsará la conformación de un comité que se encargará de impulsar la realización de una norma chilena actualizada que regule los requisitos mínimos de diseño, fabricación y comportamiento de parrillas de piso.

“Uno de nuestros objetivos como institución es velar por la correcta entrega de los certificados de calidad de productos, que finalmente puedan dar cierta garantía de que el tipo de acero que se comercializa en Chile cumple con los estándares normados por nuestra legislación”, concluye Sergio Contreras.

Para la realización de este monitoreo, el Comité de Normas y Monitoreo del ICHA recolectó muestras de parrillas electroforjadas de tres distribuidores de la Región Metropolitana, en un proceso validado por un notario, considerando las de tipo RS/ARS -3 y RS/ ARS -6, y ensayadas en los laboratorio de SIMET según la norma NCh 203 Of. 2006 y Metal Bar Grating MBG531-09, MBG534-12 ANSI NAAM.

 

Preocupados por la inexistencia de una regulación que monitoree y fiscalice la trazabilidad, origen y calidad del acero en el país, el Instituto Chileno del Acero ICHA anunció la creación de dos medidas relevantes para garantizar en su industria el uso de materiales cuyos estándares puedan ser de conocimiento público en el mercado.

La formación de la Red Acero, así como la creación de un Registro Nacional de Productos de Acero, buscarán dar garantías de calidad a todos los agentes que intervienen en la especificación, distribución, comercialización, inspección técnica, fabricación y transporte del material.

El Registro Nacional considerará aspectos como denominaciones, marcajes, certificaciones, procedencia, composición química, ccomportamiento mecánico, entre otros igualmente relevantes para los usuarios.

“Este es un registro inédito, un aporte que hoy se vuelve fundamental, y que sin duda impulsará un cambio muy positivo en nuestra industria, otorgando transparencia y mejores prácticas, todos beneficios para nuestro mercado”, declara Sergio Contreras, presidente del ICHA.

Asimismo, contar con un registro de esta categoría permitirá identificar los requisitos de calidad que cumplen los productos y entregar  toda la información necesaria para que los usuarios puedan comprar informados, “evitando los riesgos y sanciones asociados al no cumplimiento de normativas locales”, precisa Contreras.

Revisa los detalles de la creación del Registro Nacional de Productos de Acero aquí.

Por su parte, Gastón L´Huillier, socio principal de GroupeLoyal y asesor de ICHA, agregó que la formación de una Red Acero es clave para lograr el éxito de estas iniciativas, ya que impulsará la participación y compromiso de todos los involucrados con el acero.

“El ICHA es la entidad que organiza y coordina las distintas etapas de la cadena de valor del acero, y desde hoy, liderará la Red Acero, que busca ser la instancia de diálogo entre los distintos actores que participan en la industria”, según sostiene L’Huillier. Esto  ayudará a conformar una plataforma colaborativa público-privada para mejorar la operación de la cadena de valor del acero, a través del desarrollo de proyectos que contribuyan a dar solución a situaciones comunes en la industria.

El Instituto Chileno del Acero, ICHA, realizó el segundo “Monitoreo a la calidad de las Barras de Acero Importado”, con el fin de establecer una base de control sobre los aspectos básicos de estos productos, en especial los establecidos en la normativa chilena.

La medida, liderada por el Comité de Normas y Monitoreo del ICHA, fue desarrollada por el Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación de Estructuras y Materiales, IDIEM, entidad que realizó los ensayos sobre la calidad de barras para hormigón armado, de procedencia importado, de acuerdo a lo exigido por la norma NCh204.Of2006.

El monitoreo, realizado ante notario público, recolectó 29 muestras en tres distribuidores de la Región Metropolitana y dos puntos de venta en la Región de Antofagasta.

Este segundo trabajo arrojó inquietantes resultados. Sólo el 20% de las barras importadas de la muestra cuenta con certificados que indiquen la calidad del producto, mientras que un 55% registra incumplimientos a los requisitos señalados en la norma chilena NCh204of.2006. También se encontraron inconsistencias en el 10%, que no cumple con las propiedades mecánicas, es decir, con niveles mínimos de resistencia; un 34% presenta incumplimientos en el ámbito de la geometría de resaltes y un 10% en la masa lineal mínima exigida.

Al comparar los resultados del presente estudio con los obtenidos en el primer monitoreo, efectuado en marzo de 2012, los niveles de incumplimiento se mantienen excesivamente altos por sobre el 50% del total de la muestra considerada. Esta situación representa un llamado de atención para establecer acciones correctivas en el control de la calidad para asegurar que las construcciones de hormigón armado tengan incorporadas productos de similar calidad a la exigida a los productores nacionales, de acuerdo a lo establecido en las normas y bases legales vigentes.

“Consideramos que los incumplimientos detectados implican una calidad irregular del material y pueden alterar el comportamiento estructural de las edificaciones y obras construidas con ellos, dado que los procedimientos del diseño y cálculo estructural toman en cuenta los valores dados en la normativa vigente y, por lo tanto, pueden comprometer su desempeño, tanto en condiciones estáticas como dinámicas”, afirma Sergio Contreras, presidente del ICHA.

 

Comparación de Hallazgos

Incumplimiento de Requisitos NCh 204Of 2006
Requisitos Marzo 2012 Agosto 2012
Mecánicos 13% 10%
Geométricos 27% 34%
de Masa Lineal 18% 10%

Tras conocer estos resultados, surgió la preocupación del ICHA por garantizar la calidad del resto de los materiales que se comercializan en el país, como son perfiles delgados, pernos de anclaje y cables de acero.

En este sentido, actualmente el Comité Técnico del ICHA se encuentra trabajando en la elaboración del Primer Monitoreo a la Calidad de los Perfiles Delgados, con lo cual se buscará crear un marco normativo que asegure la correcta utilización de este tipo de material, el correcto desempeño de las estructuras y salvaguardar las buenas prácticas en el mercado, derribando el paradigma “calidad versus precios”.

En su misión de velar por la calidad de los materiales y estructuras de acero, la Corporación Instituto Chileno del Acero (ICHA), a través de su Comité de Normas y Monitoreo, realizó el monitoreo de calidad sobre productos importados con el propósito de alertar al mercado de la posible existencia de artículos que no cumplen con las normas.

Cabe señalar que en Chile las barras de acero importadas se encuentran normadas por la NCh204.Of2006 Acero-Barras Laminadas en Caliente para Hormigón Armado, que está comprendida dentro de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción.

El muestreo, realizado bajo procedimiento ICHA-204-01 en la Región Metropolitana, consistió en adquirir barras de refuerzo importadas en cinco puntos de venta entre los días 9 y 17 de diciembre de 2011, considerando barras de 8, 10, 12, 22 y 25 mm de diámetro.

Las muestras arrojaron como resultado que de los cinco distribuidores considerados, sólo el 40% dispone de certificados donde se indica la calidad del producto; un 55% de las muestras ensayadas no cumplen con los requisitos señalados en la norma chilena; un 13% no cumple con las propiedades mecánicas; el 27% no cumple con la  geometría de resaltes; y 18% no cumple con la masa lineal exigida.

Junto a esto, se demostró que la mayoría de los distribuidores no entrega los certificados e informes de ensayo del producto. Además, la identificación de las barras de refuerzo no permite determinar al productor, por lo que ante un eventual problema de calidad del producto no existe una empresa que se haga responsable.

El ICHA, en su calidad de ente técnico del acero, declaró que los incumplimientos detectados alteran el comportamiento estructural considerado en los procedimientos de cálculo de estructuras, comprometiendo significativamente su desempeño, tanto en condiciones estáticas como dinámicas.

Para corregir los incumplimientos detectados, el ICHA sugiere las siguientes acciones:

  • Reponer las atribuciones de ADUANAS, para revisar y autorizar el ingreso de aceros importados.
  • Incorporar al certificado de calidad del acero en el listado de documentos requeridos para los permisos de construcción y recepción final de obras.
  • Crear una Superintendencia de Calidad Estructural de la Edificación, como entidad autónoma y con los recursos necesarios para asegurar el cumplimiento de las normativas relativas a la construcción.

Jaime Castañeda, Presidente del ICHA, indicó que “confiamos en que nuestro planteamiento sea estudiado por las autoridades y se convierta en un verdadero aporte, que permitirá seguir manteniendo la estabilidad y duración de las estructuras y construcciones nacionales, así como de la seguridad de las personas”.