El sector automotriz es el segundo mayor consumidor de acero después de la construcción. Durante el último siglo, los vehículos de combustión interna han dominado el Leer más

acenor00-acerlineactiluxacustermicaircal AMCS01-amec 02-arrigoni BBOSCH S.A. CINTAC S.A. 06-cap 08-cbc 08-cbcconstrutec 09-edycefaststeel11-formacframecad 12-gerdauhunter-douglas 13-imel 14-indama jemo-2 17-jomajotun 18-kupfer LAYSECA Y CIA. mecaluxmultiacerosperfimet21-petricio 22-secon sds 23-sherwin 26-vhvillalba

En construcción.

El Instituto Chileno del Acero, ICHA, realizó el segundo “Monitoreo a la calidad de las Barras de Acero Importado”, con el fin de establecer una base de control sobre los aspectos básicos de estos productos, en especial los establecidos en la normativa chilena.

La medida, liderada por el Comité de Normas y Monitoreo del ICHA, fue desarrollada por el Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación de Estructuras y Materiales, IDIEM, entidad que realizó los ensayos sobre la calidad de barras para hormigón armado, de procedencia importado, de acuerdo a lo exigido por la norma NCh204.Of2006.

El monitoreo, realizado ante notario público, recolectó 29 muestras en tres distribuidores de la Región Metropolitana y dos puntos de venta en la Región de Antofagasta.

Este segundo trabajo arrojó inquietantes resultados. Sólo el 20% de las barras importadas de la muestra cuenta con certificados que indiquen la calidad del producto, mientras que un 55% registra incumplimientos a los requisitos señalados en la norma chilena NCh204of.2006. También se encontraron inconsistencias en el 10%, que no cumple con las propiedades mecánicas, es decir, con niveles mínimos de resistencia; un 34% presenta incumplimientos en el ámbito de la geometría de resaltes y un 10% en la masa lineal mínima exigida.

Al comparar los resultados del presente estudio con los obtenidos en el primer monitoreo, efectuado en marzo de 2012, los niveles de incumplimiento se mantienen excesivamente altos por sobre el 50% del total de la muestra considerada. Esta situación representa un llamado de atención para establecer acciones correctivas en el control de la calidad para asegurar que las construcciones de hormigón armado tengan incorporadas productos de similar calidad a la exigida a los productores nacionales, de acuerdo a lo establecido en las normas y bases legales vigentes.

“Consideramos que los incumplimientos detectados implican una calidad irregular del material y pueden alterar el comportamiento estructural de las edificaciones y obras construidas con ellos, dado que los procedimientos del diseño y cálculo estructural toman en cuenta los valores dados en la normativa vigente y, por lo tanto, pueden comprometer su desempeño, tanto en condiciones estáticas como dinámicas”, afirma Sergio Contreras, presidente del ICHA.

 

Comparación de Hallazgos

Incumplimiento de Requisitos NCh 204Of 2006
Requisitos Marzo 2012 Agosto 2012
Mecánicos 13% 10%
Geométricos 27% 34%
de Masa Lineal 18% 10%

Tras conocer estos resultados, surgió la preocupación del ICHA por garantizar la calidad del resto de los materiales que se comercializan en el país, como son perfiles delgados, pernos de anclaje y cables de acero.

En este sentido, actualmente el Comité Técnico del ICHA se encuentra trabajando en la elaboración del Primer Monitoreo a la Calidad de los Perfiles Delgados, con lo cual se buscará crear un marco normativo que asegure la correcta utilización de este tipo de material, el correcto desempeño de las estructuras y salvaguardar las buenas prácticas en el mercado, derribando el paradigma “calidad versus precios”.

En su misión de velar por la calidad de los materiales y estructuras de acero, la Corporación Instituto Chileno del Acero (ICHA), a través de su Comité de Normas y Monitoreo, realizó el monitoreo de calidad sobre productos importados con el propósito de alertar al mercado de la posible existencia de artículos que no cumplen con las normas.

Cabe señalar que en Chile las barras de acero importadas se encuentran normadas por la NCh204.Of2006 Acero-Barras Laminadas en Caliente para Hormigón Armado, que está comprendida dentro de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción.

El muestreo, realizado bajo procedimiento ICHA-204-01 en la Región Metropolitana, consistió en adquirir barras de refuerzo importadas en cinco puntos de venta entre los días 9 y 17 de diciembre de 2011, considerando barras de 8, 10, 12, 22 y 25 mm de diámetro.

Las muestras arrojaron como resultado que de los cinco distribuidores considerados, sólo el 40% dispone de certificados donde se indica la calidad del producto; un 55% de las muestras ensayadas no cumplen con los requisitos señalados en la norma chilena; un 13% no cumple con las propiedades mecánicas; el 27% no cumple con la  geometría de resaltes; y 18% no cumple con la masa lineal exigida.

Junto a esto, se demostró que la mayoría de los distribuidores no entrega los certificados e informes de ensayo del producto. Además, la identificación de las barras de refuerzo no permite determinar al productor, por lo que ante un eventual problema de calidad del producto no existe una empresa que se haga responsable.

El ICHA, en su calidad de ente técnico del acero, declaró que los incumplimientos detectados alteran el comportamiento estructural considerado en los procedimientos de cálculo de estructuras, comprometiendo significativamente su desempeño, tanto en condiciones estáticas como dinámicas.

Para corregir los incumplimientos detectados, el ICHA sugiere las siguientes acciones:

  • Reponer las atribuciones de ADUANAS, para revisar y autorizar el ingreso de aceros importados.
  • Incorporar al certificado de calidad del acero en el listado de documentos requeridos para los permisos de construcción y recepción final de obras.
  • Crear una Superintendencia de Calidad Estructural de la Edificación, como entidad autónoma y con los recursos necesarios para asegurar el cumplimiento de las normativas relativas a la construcción.

Jaime Castañeda, Presidente del ICHA, indicó que “confiamos en que nuestro planteamiento sea estudiado por las autoridades y se convierta en un verdadero aporte, que permitirá seguir manteniendo la estabilidad y duración de las estructuras y construcciones nacionales, así como de la seguridad de las personas”.