Una comitiva de 54 diplomáticos se reunió en la planta de AZA, en Colina, como parte de una reunión especial del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC) que se realiza en Santiago.

Se trata de la segunda ocasión que dicho organismo sesiona en Chile desde su creación en 1946, la primera vez fue en 1951. Además, esta visita tiene especial relevancia, ya que se enmarca en el período de la presidencia de Chile en el ECOSOC, la que comenzó en julio de 2023.

Aceros AZA, empresa socia del Instituto Chileno del Acero, ICHA, fue escogida como puntapié inicial de la visita por sus altos estándares de sostenibilidad ambiental y social, siendo la siderúrgica con menor huella de carbono de Chile, además de sus reconocidas prácticas laborales. La actividad fue encabezada por la embajadora de Chile ante la ONU, Paula Narváez, junto al gerente general de AZA, Hermann von Mühlenbrock.

Al respecto, la embajadora Narváez destacó que “esta visita es de gran importancia, ya que tiene relación directa con lo que abordaremos en la reunión especial del ECOSOC: los diversos caminos hacia una sociedad global productiva, que sea integradora y sostenible. El cuidado al medioambiente y la integración de mujeres en la fuerza laboral deben ser asuntos fundamentales no solo para AZA, sino para todos los actores de la comunidad global”.

“Aquí elaboramos el acero con menor huella de carbono del país, un acero que nace en su totalidad desde el reciclaje y que es parte de un gran modelo de economía circular. Por eso, estamos orgullosos con esta visita, ya que también es un reconocimiento a nuestra manera de hacer las cosas”, afirmó Von Mühlenbrock.

Durante la actividad, además se abordaron temáticas claves para el futuro de la economía, como la crisis climática y el trabajo decente, situando a algunas empresas locales, como AZA, como referentes en la materia.

El ECOSOC aborda materias económicas, sociales, y de desarrollo. Asimismo, desempeña un rol coordinador de las labores de Naciones Unidas y de los organismos especializados.

Recientemente la Asociación Latinoamericana del Acero, ALACERO, actualizó su documento donde describe el rol que cumple esta industria en la descarbonización de América Latina.

Señala que el acero es fundamental para el desarrollo de infraestructura sostenible y la implementación de tecnologías que permitan generar energía renovable no convencional.

El documento destaca que la industria del acero en América Latina genera un 15% menos de gases efecto invernadero que el resto del mundo y emite un 30% menos que la siderurgia china.

Se describen, además, los planes a mediano y largo plazo que van desde la implementación de programas de eficiencia energética, pasando por un aumento en el uso de chatarra para producir acero, hasta la utilización de hidrógeno verde como fuente energética en reemplazo de los combustibles fósiles.

La organización, también hace un llamado a los gobiernos para implementar políticas e incentivos para que la industria tenga reglas claras y previsibles, acordes con la heterogeneidad de la región.

El documento reúne estadísticas y analiza cuáles son las oportunidades y pasos a seguir para alcanzar la descarbonización del sector en América Latina.

Hoy, el 80% de los Gases de Efecto invernadero (GEI) provienen de la emisión de dióxido de carbono (CO2) y, de ese total, entre el 7% y el 9% son originarios de la siderurgia mundial. Aunque América Latina no tenga más del 2,8% de las emisiones del sector, la región será una de las más afectadas por el cambio climático. Por lo tanto, una de las principales acciones para mitigar el calentamiento global cada vez más acelerado y promover un desarrollo económico más sustentable es avanzar hacia un proceso de descarbonización.

En este marco, ALACERO organizó un webinar con la jefa de tecnología e innovación de la Agencia Internacional de Energía, Araceli Fernández, quien manifestó que, aunque cada día es más estrecho el margen para lograr ser net zero en 2050, si la siderurgia latinoamericana avanza más rápido en la utilización de energía limpias, “aún es posible llegar a esta meta”, señaló.

La experta declaró que, si para 2030 la industria siderúrgica de la región consigue adaptarse para utilizar energía limpia, es posible reducir las emisiones de CO2 a cero en 2050. Dijo que la velocidad de crecimiento en este aspecto indica que esto sería posible.

Pero no sólo la utilización de energía limpia es suficiente para lograr la descarbonización del sector en Latinoamérica. Fernández destacó que también se debe aumentar la eficiencia energética, la utilización de chatarra para la fabricación de acero y reducir al máximo la utilización de materiales nuevos. Ello implica, dijo, reciclar, reutilizar y revalorizar al máximo.

El Instituto Chileno del Acero impulsa el desarrollo de la economía circular, tanto en la industria siderúrgica, como en la de la construcción.

Un aspecto que el ICHA promueve fuertemente es la construcción industrializada, ya que este sistema permite reducir costos de producción, el uso de materiales y disminuye las mermas. Todo esto redunda en una mayor reducción de la huella de carbono de las obras.

Representantes de áreas de medioambiente de diferentes empresas siderúrgicas que forman parte de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero), se reunieron durante tres días en Chile para compartir mejores prácticas en temas relacionados a descarbonización y transición energética, con el objetivo de colaborar y seguir promoviendo la disminución de la huella de carbono de la industria.

Cabe destacar que la fabricación de acero aporta un 7% de las emisiones de CO2 a nivel mundial, según cifras de Worldsteel. En concreto, el promedio de la intensidad de las emisiones del sector en América Latina es de 1,6 toneladas de CO2 por tonelada de acero producido, frente a un promedio de 1,91 a nivel mundial y de 2,24 en China. Dicho esto, es visible que el sector del acero en la región está comprometido con reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y realizar la transición energética de sus operaciones.

La actividad reunió a 37 especialistas de empresas productoras de acero de Argentina, Brasil, Colombia, México, Perú y Chile, teniendo como anfitrión a Aceros AZA, empresa nacional que es referente en la materia ya que tiene una de las huellas de carbono más baja de la industria a nivel mundial. Además, contó con la participación especial de representantes del Ministerio de Obras Públicas, el director ejecutivo del Instituto Chileno del Acero (ICHA), Juan Carlos Gutiérrez, y el secretario ejecutivo la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE) y ex ministro de Energía de Chile, Andrés Rebolledo Smitmans.

“La descarbonización en la industria del acero latinoamericana está en marcha. Alacero está comprometido con ser un espacio de intercambio para encontrar soluciones para los desafíos de nuestra industria. Esta visita es una oportunidad clave para conocer de primera mano las acciones que el sector está realizando en pos de acercarse cada vez más a un acero de bajas emisiones”, afirmó la Líder de Sustentabilidad de Alacero, Patricia Colaferro.

La primera jornada comenzó con una serie de exposiciones lideradas por ejecutivos de Aceros AZA, quienes compartieron una visión detallada de buenas prácticas en gestión ambiental, que luego visitaron en terreno en los diferentes puntos del proceso productivo de la empresa.

“La transición hacia la descarbonización involucra la implementación de tecnologías más limpias y eficientes, como el reciclaje del acero que juega un papel fundamental al reducir la necesidad de producción primaria, la electrificación de hornos, el uso de energías que provengan de fuentes renovables y el consumo de combustibles alternativos y circulares. En esta línea nuestra empresa se encuentra viviendo en el presente el futuro de cómo se producirá acero en las próximas décadas, logrando una huella de carbono que representa menos de un 1/6 del promedio mundial”, aseguró el gerente general de Aceros AZA, Hermann von Mühlenbrock.

En el segundo día los especialistas visitaron EcoAZA, empresa filial de Aceros AZA que tiene como objetivo valorizar el principal residuo de proceso siderúrgico, la escoria. Lo anterior, debido a que la elaboración de coproductos también juega un papel fundamental en una industria más sustentable. En la jornada, un equipo encabezado por la jefa del Departamento de Economía Circular y Cambio Climático del Ministerio de Obras Públicas, Evelyne Medel, compartió la visión de las autoridades sobre el desarrollo de infraestructuras y edificaciones resilientes al clima y bajas en emisiones.

La tercera y última sesión estuvo liderada por el ex ministro de Energía y actual presidente ejecutivo de OLADE, Andrés Rebolledo, quien entregó una visión transversal de los países de la región en temas de transición energética y descarbonización, recalcando que la industria del acero se encuentra en un proceso clave en la lucha contra el cambio climático y la reducción de gases de efecto invernadero.

“Estamos viviendo una nueva fase en la transición energética. En ese segundo impulso, la prioridad es promover mejoras en la industria, ya que el mercado eléctrico ya está avanzando por su parte. El sector del acero debe seguir fijando metas comunes, que los movilice como sector a trabajar colaborativamente”, comentó Rebolledo.

Desde el Instituto Chileno del Acero, ICHA, su director ejecutivo, Juan Carlos Gutiérrez, señaló que “impulsamos la económica circular en la construcción en Chile utilizando los atributos del acero, como son su ductilidad y que es un material 100% reciclable”.

Al cierre del seminario, los asistentes se reunieron en un formato workshop que les permitió intercambiar buenas prácticas y los principales avances en esta materia de cada una de sus empresas, concluyendo que, pese a que la producción de acero ha sido intensiva en carbono, dependiendo en gran medida de altos niveles de combustibles fósiles, la creciente conciencia ambiental y las metas climáticas globales han impulsado a la industria a adoptar medidas para reducir su huella de carbono, basadas en la innovación, las energías renovables y la economía circular.

Hoy en día son muchas las organizaciones que en nuestro país están cumpliendo con el compromiso medioambiental de medir su huella de carbono, según lo establecido por “Huella Chile”. Sin embargo, ya sea por desconocimiento o complejidades del proceso, apenas algunas se están empezando a hacer cargo de mitigar sus emisiones a través del tiempo, hasta llegar a un nivel de neutralidad.

EcoAZA, se dedica a reciclar la escoria siderúrgica generada por Aceros AZA, empresa socia del ICHA, cerrando así su modelo de economía circular

Este es un precedente en la historia de la carbono-neutralidad en Chile, Latinoamérica y el mundo, ya que es la  primera compañía del país en obtener la certificación internacional “100% Carbon Neutral” de Bioscience Consultores, validación que garantiza que toda su actividad 2022 fue carbono neutral.

“Es un hito que demuestra a través de una certificación internacional que la empresa es neutra en su impacto sobre el calentamiento global. Por lo que su compromiso climático está garantizado, demostrando que marcan tendencia en el mercado chileno respecto al cierre del ciclo de la carbono-neutralidad”, aseguró Nelson Urra, Director general de Bioscience Consultores.

Para dicha certificación no existen requisitos excluyentes, debido a que se trata de una decisión absolutamente voluntaria. En tanto, el proceso consiste en cuantificar la huella a través de un inventario de emisiones, asesorías sobre mitigación y descarbonización, hasta llegar a una auditoría de verificación con BioScience, validada por la organización costarricense Planeta Neutro y el respaldo de las fundaciones CO2balance UK (Inglaterra) y Carbonfund (Estados Unidos).

Actualmente, según estadísticas de “Huella Chile”, programa del Ministerio de Medioambiente que desde 2015 convoca a organizaciones de todo tipo a medir su huella de carbono (no mitigar ni neutralizar), sólo el 3% de más de dos mil organizaciones registradas ha presentado públicamente programas de reducción de emisiones verificables. Así como menos del 1% de las organizaciones reportadas ha alcanzado una oportunidad de neutralización.

“En EcoAZA estamos comprometiendo y compensando emisiones a partir de créditos de carbono emitidos por un programa internacional de alta integridad. Estos bonos, nos permiten proteger una gran extensión del bosque montañoso en la Cordillera Azul National Park en Perú. Sin embargo, prontamente lo queremos realizar en Chile”, señala Matías Contreras, Gerente General de EcoAZA.

“En Chile nos falta una mayor difusión sobre la importancia de cuantificar, reducir y neutralizar, más allá de la Ley Marco de Cambio Climático y los impuestos al carbono. Por eso es importante diferenciar mitigar de neutralizar, ya que la primera se refiere a todas las acciones de reducción y compensación que ejecutamos para neutralizar la huella, y la última es cuando tus emisiones igualan a tus secuestros de carbono”, explica Urra.

Actualmente nuestro país se encuentra recién en la primera etapa de descarbonización, ciclo por el que países más desarrollados ya han pasado, principalmente europeos. No obstante, en lo que tiene que ver con el panorama latinoamericano, Chile se posiciona junto a Colombia y Perú en el top de países de la región más comprometidos con la medición de huella de Carbono y mitigación, a través del programa internacional “100% Carbon Neutral”.

El 28 de abril es el Día de la Seguridad del Acero. Esto coincide con el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo.

El Día de la Seguridad en el Acero se estableció en 2014 para reforzar la conciencia sobre las causas más comunes de incidentes de seguridad, entre ellas, caídas, golpes, fracturas y quemaduras. El objetivo es crear un entorno de trabajo más seguro en toda la industria del acero de todo el mundo.

El Instituto Chileno del Acero, además de promover el uso del acero respetando la normativa vigentes, está permanentemente preocupado de la correcta aplicación de los distintos productos de acero y, entre ello, que las personas realicen su trabajo en el ambiente más seguro posible.

Juan Carlos Gutiérrez, director ejecutivo del ICHA, señala que “la seguridad en la industria del acero es y debe ser siempre un prioridad absoluta. Por esto, además de promover la calidad en los productos, hay que preocuparse de la calidad del trabajo y la salud de las personas”. Sin estos últimos factores, dice el ejecutivo, “ninguna obra cumplirá con los estándares necesarios”.

La compañía, socia de ICHA y que durante casi dos décadas ha reportado de manera ininterrumpida, recientemente publicó la edición N°19 del Reporte de Sostenibilidad de Aceros AZA, dando cuenta de los principales avances y desafíos en materias relacionadas al desempeño ambiental, social y de gobernanza.

El documento, dividido en siete capítulos, refleja el trabajo realizado por la compañía durante 2022, explicando desde una mirada general la razón de ser de la empresa, pero también desde un punto de vista específico importantes hitos relacionados con su estrategia y modelo de sostenibilidad.

“Estamos orgullosos de ser una de las empresas pioneras en realizar este tipo de reportes. Lo anterior, no solo nos permite transparentar información a nuestros públicos de interés, sino que también podemos ver de manera gráfica la evolución de los temas relevantes en materia ASG, demostrando un compromiso real para mejorar nuestro desempeño”, comentó la jefa de Sostenibilidad de Aceros AZA, Daniela González. 

La aprobación de su compromiso ambiental para ayudar a disminuir en 1,5° la temperatura del planeta, por parte de Science Based Target Iniciative (SBTi), transformándose en la primera siderúrgica chilena y la segunda en Latinoamérica en conseguirlo; el crecimiento y fortalecimiento de la red de recicladores; la ejecución de un sólido plan de inversiones y la creación de una nueva gerencia para proyectar el negocio en el exterior, son solo algunas de las novedades que se pueden encontrar en esta nueva edición. Revisa la edición N°19 de nuestro reporte en el siguiente enlacehttps://www.aza.cl/reporte-sostenibilidad-2022/

ICHA, en su calidad de integrante de la Mesa de Economía Circular del Instituto de la Construcción, lo invita a responder una breve encuesta cuyo objetivo es: establecer las competencias y capacidades existentes en materias de Economía Circular y su respectiva demanda de parte del mercado.
 El tiempo estimado de respuesta es de 8 minutos
 La encuesta puede ser contestada de manera anónima
El enlace para acceder a la encuesta es: https://forms.gle/BdM3aQWyCHwtPhCb7
La encuesta está dirigida a profesionales y técnicos del sector construcción con el objetivo de
situar una línea base sobre conocimientos de Economía Circular desde el ejercicio profesional. A
partir de sus resultados, se podrán generar propuestas y actualización de programas de formación.

Con la visión de establecer en Chile la cultura de una construcción circular, que permita el desarrollo sostenible de la industria, se firmó un compromiso para impulsar la Estrategia de Economía Circular en Construcción, una iniciativa de creación colaborativa en la que participaron como actores activos la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), el Instituto de la Construcción (IC) y Construye2025 de Corfo, programa impulsado por Corfo.

Esta firma se realizó en el marco de Edifica 2022, la feria de construcción más importante de Hispanoamérica que, tras tres años, volvió a la presencialidad, mostrando las principales innovaciones de la industria y, además, generando conciencia en el sector, con un espacio dedicado a la gestión de residuos, dando cuenta del impacto que estos generan en el entorno.

La ceremonia contó con la participación de Pedro Plaza, vicepresidente de la Cámara Chilena de la Construcción y presidente del Consejo Sostenibilidad de la misma entidad; Ricardo Fernández, presidente del Instituto de la Construcción; Pablo Ivelic, presidente de Construye2025, además de Ximena Ruz, directora de la Agencia Sustentabilidad y Cambio Climático y Fernando Hentzschel, gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo.

La economía circular, en este sentido, se presenta como un medio para avanzar en la sostenibilidad de la industria de la construcción, abriendo múltiples oportunidades de innovación y nuevos modelos de negocio y emprendimiento para todos los actores de la cadena de valor, permitiendo un uso más eficaz de los recursos, minimizando los residuos e impactos ambientales desde el diseño. Así, la estrategia busca generar un plan de acción público-privado al 2025, en el marco de la Hoja de Ruta Nacional de Economía Circular al 2040.

También destaca la creación del Comité de Economía Circular del Instituto de la Construcción, con más de 30 representantes de la academia, entidades públicas y privadas, dentro de ellas el Instituto Chileno del Acero (ICHA), que participan activamente en sesiones colaborativas para proponer y concretar acciones libremente y de acuerdo con sus capacidades, propiciando sinergias.

La estrategia de economía circular en la construcción pretende establecer en Chile la cultura de construcción circular, entendiéndola como una oportunidad para el desarrollo sostenible, social, ambiental y económico de la industria, a través del incentivo de iniciativas coordinadas entre el sector público, privado, la academia y la validación ciudadana.

Estas alianzas han sido cruciales para lograr los objetivos desde un estilo de colaboración que han permitido co-crear la estrategia de economía circular en construcción y ponerla en práctica. Para más información, puede visitarhttps://economiacircularconstruccion.cl/

Las industrias requieren de un socio estratégico que les permita potenciar sus modelos de economía circular, donde el reciclaje de chatarra para producir acero verde es un elemento clave de este proceso.  Es por eso que Proindar, empresa del Grupo Arrigoni que se especializa en grating electro-forjado, tiene una alianza con Aceros AZA que le permite introducir al mercado parrillas de piso -con altos estándares de calidad- que se alinean con las actuales exigencias de sustentabilidad.

Gracias a su estrategia y visión respecto a materias primas y cuidado del medio ambiente, a través de la asociación con AZA, durante 2021 Proindar logró reciclar y reinsertar en el mercado 188 toneladas de chatarra ferrosa. “Nuestras soluciones están hechas con acero reciclado y fabricado en Chile, lo que nos posiciona como una empresa que puede asegurar cumplir con la demanda del mercado del acero, independiente de las condiciones y contingencias globales”, afirma Claudio Espinoza, subgerente comercial de Proindar, que potencia el cuidado del ecosistema mediante sus soluciones de acero reciclado.

Aceros AZA es el mayor reciclador de chatarra del país y principal productor de acero verde, con una capacidad instalada de 520 mil toneladas de acero anuales. Este es el acero 100% reciclado con que Proindar fabrica las parrillas de piso, línea de peldaños, barandas, cercos industriales y otras aplicaciones en arquitectura y vialidad que Proindar comercializa en Chile. Mediante esta alianza estratégica, la filial de Grupo Arrigoni entrega soluciones en grating electro-forjado con calidad certificada bajo NCh 203 y precisión dimensional certificada para fabricación y dimensionado bajo NCh 3572.     

El uso del grating (parrilla de piso) continúa siendo prioritario para la fabricación y soluciones afines en diversas industrias donde los proyectos requieren de seguridad y garantía. Proindar opera en mercados de la gran minería, manufacturera, metalmecánica y metalurgia. Algunos de sus clientes activos son Codelco, Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi, Minera Escondida, SQM, BHP Billiton, Fundición Alto Norte, Ingeniería y Construcción Sigdo Koppers (ICSK), EECOL, PEIDE, CMPC, y Celulosa Arauco.