Cadena de valor del acero se reunió en Cena Anual organizada por ICHA

Cadena de valor del acero se reunió en Cena Anual organizada por ICHA

Cerca de 100 personas vinculadas a la cadena de valor de la industria del acero en Chile -integrada por los sectores siderúrgicos, conformador, maestranzas, ingeniería estructural, pinturas y revestimientos, soldaduras y cubiertas, entre otras- se reunieron ayer en la Cena Anual organizada por ICHA. El evento tuvo como oradores centrales al presidente del Instituto, Sergio Contreras, y al director ejecutivo del Instituto Mexicano de Construcción en Acero (IMCA), Octavio Álvarez.

En sus palabras de bienvenida, Sergio Contreras destacó la intensa agenda internacional desplegada por ICHA durante el año, mencionando especialmente la participación en las reuniones de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero) y la gira tecnológica realizada a Nueva Zelandia y Australia, donde se recogió la experiencia de estos países en construcción industrializada.

Además, puso énfasis en el fuerte trabajo efectuado para actualizar las normas relacionadas con el uso del acero en la construcción; los avances en la elaboración de un futuro Manual de Buenas Prácticas y la organización de cursos y talleres para profesionales del área, enmarcados en la tarea de difusión tecnológica que lleva a cabo el ICHA.

Durante el evento -que contó con el auspicio de ArcelorMittal, Edyce y CAP y el patrocinio del Colegio de Ingenieros de Chile- además se reconoció a las 15 nuevas empresas que se incorporaron en 2016 y 2017 al ICHA: Acenor, Actilux, Aircal, Construtec, Faststeel, Framecad, Hunter Douglas, Maestranza Jemo, Mecalux, Acerline, Acustermic, Construsoft, SDS Design Data, Layseca y Cía y Villalba. Todas ellas se han integrado al trabajo de los distintos comités técnicos del Instituto en los sectores de conformados en frío, protección del fuego, estanterías metálicas, software, construcción modular, postes de acero y cubiertas.

En esta línea, el director ejecutivo de ICHA, Juan Carlos Gutiérrez, manifestó que la actividad de la organización en materia normativa ha permitido posicionarlo como un referente técnico en el sector. Hace cinco años la entidad trabajaba 3 o 4 normas, hoy están en proceso de actualización -en diferentes etapas- cerca de 25.

Esto, agregó, ha permitido la llegada de nuevos socios. Es así como en los últimos cinco años, han ingresado el 40% de los actuales asociados.
Experiencia mexicana

Este año la Cena del Acero contó con la participación especial del director ejecutivo de IMCA, Octavio Álvarez, quien mostró la exitosa experiencia de ese país en la incorporación de acero en la construcción habitacional. Señaló que, tras diversas campañas promocionales, la utilización de este material, en los últimos 15 años ha aumentado alrededor de 15%.

Junto con destacar los atributos en materia estructural y constructiva, Álvarez mencionó el tema de los plazos, afirmando que un edificio con mayor participación de acero puede reducir en 40% el tiempo de construcción en relación a otros materiales.

Para Chile y México, que se caracterizan por su alta actividad sísmica, el acero -dijo el director de IMCA- presenta una serie de ventajas. Es así como aseguró que, tras el último terremoto, del 19 de septiembre que afectó a su país, el comportamiento del acero fue óptimo.

“Inspeccionamos más de 100 inmuebles, con mayor presencia de acero, y ninguno presentó daños. No se movió un tornillo”, afirmó.

A futuro, Álvarez proyectó que esta tendencia a un uso más relevante del acero en la construcción habitacional seguirá expandiéndose por el mayor costo de los terrenos que obliga a la edificación vertical.