Nacido en el marco de un Convenio de Colaboración entre la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile (FAU) y el Instituto Chileno del Acero (ICHA), se lanzó oficialmente el Centro de Innovación en AceroLAB, organización que tendrá como misión servir de vínculo entre la academia y la industria, para el desarrollo e innovación de soluciones en acero a partir del diseño arquitectónico.

AceroLAB lo conforman el ICHA, la FAU de la Universidad de Chile y las empresas pioneras Aceros AZA, CAP Acero y CINTAC, mientras que la Secretaría Ejecutiva estará a cargo de Sinestesia, Think and Do Tank para coordinar y gestionar los proyectos.  Se encuentran abiertas las postulaciones para que más empresas se incorporen a esta importante iniciativa.

También se anunciaron los integrantes del Consejo Asesor, el que quedó compuesto por expertos de reconocida trayectoria en la arquitectura en acero. Ellos son: Juan Sabbagh, Yves Besançon, Jorge Iglesis y Álvaro Donoso. En representación de la Universidad de Chile se nombró al arquitecto Guillermo Crovari, Director de Proyectos Estratégicos de esa casa de estudios. El Consejo también está integrado por Rosa Vera, docente de la UCV y directora del Mapa Nacional Corrosión

En la ceremonia de lanzamiento de AceroLAB, el decano de la FAU de la Universidad de Chile, Manuel Amaya, dijo que “El mundo de las ideas nos permite soñar con el futuro, pero sin una materialización no podemos avanzar. Iniciativas como esta nos permiten que el avance sea más eficaz, haciendo que la academia y la industria trabajen como pares”.

AceroLAB recogerá ideas y proyectos de innovación en acero a partir del diseño, para que queden a disposición de las empresas que vean una posibilidad de generación de valor y se interesan en llevarlos a cabo.

Alastair Aguilera, director ejecutivo de AceroLAB señaló que la innovación se transforma en desarrollo cuando la industria logra darles valor a esas ideas “Entendiendo esta sinergia, es que AceroLab se empapa de la vinculación entre la academia y la industria”, señaló Aguilera.

El presidente de AceroLAB y director ejecutivo del ICHA, Juan Carlos Gutiérrez, destacó el trabajo que se ha venido desarrollando durante los últimos veinte años para actualizar y desarrollar normas técnicas aplicables a la industria del acero, lo que “permite sistematizar bases sólidas para el desarrollo de aplicaciones del acero desde la génesis del diseño arquitectónico y que permitan un impacto positivo en la sociedad y las personas”, señaló Gutiérrez.

Respecto de los proyectos, se informó que ya hay uno en marcha sobre equipamiento en borde costero para la Municipalidad de Papudo, donde se podrán desplegar los atributos del acero en sus diversas aplicaciones desde el diseño arquitectónico, en una iniciativa público – privada.

El Instituto Chileno del Acero (ICHA) y la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile, están formando un acuerdo de colaboración, orientado a impulsar la creación del primer Consejo de Innovación del Acero en Chile, el que tendrá entre sus objetivos “promover un mayor uso de este material en la construcción nacional y avanzar en tecnología y calidad”. El anuncio lo realizó el presidente de ICHA, Sergio Contreras, en el marco del simposio “Construir en acero: una necesidad del futuro”.

La actividad, que convocó a más de 400 profesionales y que organizaron el Instituto Chileno del Acero – ICHA  y la Asociación de Industriales Metalúrgicos y Metalmecánicos – ASIMET, analizó el uso del acero en el mundo y en Chile, sus ventajas y desafíos desde la mirada de la ingeniería estructural, la arquitectura y el sector inmobiliario.

En esa línea, Sergio Contreras enfatizó que el acero en Chile, para construcción habitacional ha estado rezagado y que el ICHA ha buscado transformarse en una plataforma tecnológica para, justamente, incentivar el uso de este material, por su gran calidad.

Según datos del ICHA nuestro país registra un consumo per cápita anual cercano a los 150 Kg (el promedio en los países desarrollados es de 600 Kg) de los cuales menos de un tercio se utiliza en construcción, principalmente en obras industriales, mineras y comerciales (retail).

Las estructuras de acero utilizadas en edificios habitacionales alcanzan el 5%, mientras que, en naciones como Inglaterra, por ejemplo, esta cifra alcanza a cerca del 70%.

“Es importante destacar que la construcción en acero en el mundo es una realidad y una gran alternativa para países sísmicos. Los grandes rascacielos están construidos en acero debido la liviandad, ductilidad y resistencia del material”, explicó Contreras.

Al respecto, el presidente de ASIMET, Dante Arrigoni, señaló que en Chile están dadas todas las condiciones para hacer una construcción más tecnológica y el acero estructural tiene un rol clave en ese ámbito.

A nivel mundial el acero es uno de los materiales más usados, incluso en países sísmicos para el diseño de edificios de gran altura. Esta realidad fue expuesta por el ingeniero estructural John Viise, director asociado de la oficina norteamericana Thornton Tomasetti, encargado de diseñar el Burj Khalifa en Dubai, de 828 metros, el edificio más alto del mundo.

Viise abordó los desafíos, normativas y nuevas aproximaciones y tecnologías aplicadas a la construcción con acero en rascacielos.

Hizo mención especial de la metodología de Diseño Sísmico Basado en Desempeño (PBSD), que en los últimos años ha probado ser más indicado para edificios de altura, en regiones de alta sismicidad, ya que permite mayor flexibilidad en el diseño.

Respecto a Chile, el experto afirmó que por las características de los suelos y pese a la alta sismicidad, no hay razones para que no haya más proyectos que usen el acero como elemento estructural.

Desafíos pendientes

Desde el punto de vista de los arquitectos, Sergio Amunátegui, socio principal de Amunátegui Barreau Arquitectos Asociados, aseguró que efectivamente hay una brecha que acortar de manera de aumentar la incorporación del acero en proyectos habitacionales. En el caso de su oficina, indicó que sólo el 21% de los que ellos han diseñado lo consideran.

Enfatizó que esta realidad no se condice con las grandes ventajas que tiene este material, entre las que mencionó la flexibilidad y menores tiempos de construcción.

Entre los proyectos destacados hoy en construcción, relevó la ampliación del aeropuerto Arturo Merino Benítez, en Santiago, y los beneficios que ha tenido el uso del acero.

En este mismo sentido, el arquitecto Pablo Larraín, fue enfático en mostrar la alianza entre arquitectura y acero. “Nos encanta a los arquitectos y grandes edificios emblemáticos en el mundo así lo muestran. Un ejemplo, es la Torre Eiffel, símbolo de París”, dijo.

A nivel local, dio detalles del templo Bahá’i, emplazado en la comuna de Peñalolén, en Santiago, como un ejemplo de la convergencia del uso del acero y la tecnología aplicada en el diseño. “En este proyecto se utilizó el mismo programa que diseña las alas de los aviones, para las hojas que conformaron la estructura del templo”, explicó.

Larraín proyectó que las nuevas tecnologías que hoy están implementándose en el mundo cambiarán la forma en que los arquitectos se relacionan con el acero.

Asimismo, comentó que, a nivel local, para incentivar un mayor uso, se requiere avanzar en la normativa. Puso como ejemplo que hoy se exige aplicar la norma de cálculo del hormigón a las obras que se levantan en acero, ya que no hay un estándar específico para este material.

Desde el punto de vista inmobiliario, Luis Felipe Gilabert, gerente comercial y socio de Proyecta, fue enfático en destacar que el acero, como elemento estructural, es perfectamente compatible con el desarrollo inmobiliario. Sin embargo, aclaró que hay tareas pendientes para masificar su uso en edificaciones no industriales.

Añadió que sí ha habido un desarrollo importante de estructuras mixtas (acero-hormigón), tendencia que se está dando mucho en Chile, con varios proyectos realizados y en construcción: edificio Huidobro, Torre Santa María II, etc.

Entre las deficiencias que limitan un mayor desarrollo de la construcción en acero en Chile, Gilabert puso el énfasis en que es aún una forma muy poco difundida; el bajo número de grandes maestranzas; el costo; cierto desconocimiento de los sistemas de retardo del fuego; y una norma medio ambiental que no lo promueve. “De hecho -complementó-, las certificaciones Leed se modificaron en términos negativos para el uso del acero”.

Derribando mitos

Los expositores coincidieron en que el bajo uso del acero en edificaciones habitacionales en el país obedece también a la existencia de una serie de mitos.

Los ingenieros estructurales Alberto Maccioni y Serio Córdova, destacaron que es necesario derribar esos preceptos y avanzar sin miedo en la construcción urbana. “El acero es el material ideal para construir edificios en altura en países sísmicos gracias a sus características de ductilidad y resistencia. Pero debido a la tradición cementera que caracteriza a nuestro país, este no ha tenido aún el despegue esperado”, comentó Maccioni.

En la misma línea, Córdova destacó la vasta experiencia que tiene nuestro país en materia de construcción en acero en el sector industrial.

“Es necesario -argumentó- aprovechar esa experticia para construir edificios en altura. Las condiciones están dadas, contamos con un cuerpo normativo potente y profesionales altamente capacitados”.

Al finalizar el evento Juan Carlos Gutiérrez, director ejecutivo de ICHA, enfatizó que “con los actuales niveles y las perspectivas de desarrollo de Chile, el acero se encuentra sub-utilizado en la construcción, con lo que se abre un espacio para mejorar de forma significativa la productividad de esta actividad mediante la construcción industrializada. Invitamos a todos los asistentes a sumarse a las actividades que desarrolla ICHA con objeto de incorporar los notables atributos de este material, tanto a nivel individual como en conjunto con otros materiales”, finalizó.

Presentaciones
Entrevistas expositores 

Dos edificios que tienen al acero como protagonista fueron preseleccionados para participar en el Seminario de Proyectos 2018, organizado por la Asociación de Ingenieros Civiles Estructurales (AICE), que se efectuará este miércoles 1 de agosto.

La muestra, en total, incluirá 10 iniciativas, las que fueron seleccionadas por el directorio de AICE. De ellas, los asistentes al seminario elegirán tres y un jurado definirá al ganador.

Los proyectos en acero que competirán son el edificio Soho Montemar, realizado por la empresa AMCS, especialista en el desarrollo de ingeniería, fabricación, montaje y construcción en acero. La obra se emplaza en Concón, Región de Valparaíso, y combina hormigón armado con estructuras de acero, lo que permitió mejorar el espacio libre en planta y estacionamientos, sin aumentar los costos.

“Tiene un núcleo de hormigón armado para darle rigidez al edificio, característica necesaria según las normas chilenas y uno de los motivos por el cual los edificios chilenos han tenido un buen desempeño ante grandes eventos sísmicos. Ocupa un envigado de piso y columnas perimetrales de acero que aligeran la estructura considerablemente, reduciendo el tamaño de fundaciones y aumentando el espacio libre en subterráneos y oficinas”, explica el gerente general de AMCS, Christian Schnaidt, quien expondrá en el seminario.

La otra obra en acero es el nuevo edificio administrativo del Campus Manuel Montt de la Universidad Mayor, en la comuna de Providencia, el que será construido en estructura de acero. Diseñado por los arquitectos Fernando Marín y Mónica Álvarez de Oro, de la oficina MAO Arquitectos, considera ocho pisos, tres subterráneos y será levantado mediante el sistema de construcción industrializada, de fabricación en planta y montaje en obra.

“El acero aporta atributos como la velocidad y precisión de la obra. Su fabricación y montaje generan un soporte para las terminaciones al milímetro, por lo cual no sólo la obra gruesa se hace más eficiente, sino que también es posible avanzar en paralelo con la fabricación de terminaciones como las envolventes opacas o transparentes del volumen”, explica Fernando Marín.

En términos arquitectónicos, añade que, para edificios de oficinas, una característica muy valorada del acero es la limpieza y libertad de la planta, por tener menos y más esbeltos elementos estructurales, lo que permite más flexibilidad.

El director ejecutivo del Instituto Chileno del Acero (ICHA), Juan Carlos Gutiérrez, indica que “el mayor uso de este material en obras del área educacional obedece a la experiencia que se ha acumulado en los últimos años en el diseño, fabricación y montaje de edificios de acero en el país, evolucionando desde la construcción tradicional a la construcción industrializada, dado sus altos niveles de conformación de componentes, prefabricación, velocidad de construcción y precisión”.

Más información del seminario e inscripciones en: http://www.aice.cl/es/index.php

Un innovador proyecto arquitectónico de oficinas con enfoque colaborativo, construido íntegramente en acero, está en pleno desarrollo en Ciudad Empresarial. Denominado Creative Campus e inspirado en el formato de los business hubs de Silicon Valley y Playa Vista -que reúnen a algunas de las empresas más creativas del mundo, como Facebook y Google- esta nueva propuesta de diseño responde a la necesidad de espacios disruptivos que demandan las empresas más vanguardistas.

Creative Campus (www.creativecampus.cl) es el primer proyecto inmobiliario en Chile conceptualizado desde el origen en estos espacios creativos, y desarrollado gracias a la flexibilidad que permite el acero. Oficinas de doble altura, de hasta 7 metros de alto, con plantas amplias, sencillas y minimalistas, buscan dar respuesta a las generaciones más jóvenes, que prefieren espacios creativos y conectados. Haciendo un símil con el modelo norteamericano, el desarrollo da relevancia también a los espacios exteriores, incorporando zonas de amenidades recreacionales como quinchos, multicanchas y estaciones de trabajo al aire libre, que tienen por objeto estimular la creatividad y productividad.

Pablo Larraín y Guillermo Ravillet, de BL Arquitectos -quienes desarrollaron el proyecto para inmobiliaria Antártica, con la colaboración de Matías Silva- explican la génesis de su conceptualización: “Pensamos inmediatamente en el acero como material constructivo, pues respondía eficientemente a los requerimientos de la inmobiliaria en cuanto a flexibilidad, menores costos de operación y mayores espacios utilizables. Además, como este proyecto está pensado desde sus orígenes como un negocio de renta, debía conseguir retorno lo más rápidamente posible, y una estructura metálica lo permite, porque se construye en un tiempo significativamente menor que con otros sistemas de edificación industriales”.

Adicionalmente, la construcción en acero ofrece otras ventajas relevantes en términos de seguridad y medioambiente. Más liviano que otros elementos constructivos, es un material más seguro en caso de sismos. Además, las estructuras, paneles metálicos – aislantes electropintados y cubiertas de paneles de similares características, prácticamente no requieren de mantención. Los paneles, en particular, al estar rellenos de espuma, proveen de una mejor aislación térmica y ventilación, lo que permite que se requieran menos elementos de ayuda para cambiar las condiciones internas (temperar o enfriar el aire).

“El sistema industrializado que estamos aplicando no sólo se refiere a la estructura metálica y a los paneles con aislación térmica y chapa metálica pintada al horno, también considera cubiertas del mismo material y losas prefabricadas, industrializadas, que generan un ambiente muy estable en términos de temperatura. Además, incorporamos ventanas, que permiten utilizar ventilación cruzada en verano para ahorrar energía, entregando el control del clima al mandante, en lugar del pago de gastos comunes de un edificio más tradicional”, explica Jorge Grez, socio de Construtec, empresa a cargo de la construcción del proyecto.

Creative Campus contempla un total de 8 edificios, de los cuales los primeros dos –que suman 2.000 metros cuadrados- serán entregados a fines del presente año.

“Al ser desarrollados con un concepto industrializado, los clientes pueden optar por arrendar un edificio completo o unidades del mismo, en vertical u horizontal, a partir de los 160 metros cuadrados. Hemos tenido una excelente respuesta del mercado, y ya tenemos colocada esta primera etapa en un 70%. Estamos viendo un rápido retorno de la inversión gracias a la velocidad con la que estamos construyendo y a que tenemos mayor espacio utilizable para arrendar. Si hubiéramos optado por construir en hormigón, en lugar de acero, nos habríamos demorado entre 6 meses y un año más en tener los primeros entregables”, explica Nicolás Knockaert, managing partner de Antártica.

El director ejecutivo del Instituto Chileno del Acero (ICHA), Juan Carlos Gutiérrez, enfatiza que en Chile es cada vez más frecuente el desarrollo de edificios con estructuras de acero, desde estaciones de transporte aéreo, terrestre y marítimo, a edificios de oficinas, comerciales, industriales y culturales, entre otros.

“Dada la gran cantidad de ventajas que brindan el diseño y la construcción en acero, esperamos que casos como el proyecto “Creative Campus” se masifiquen y se extienda aún más su uso en proyectos habitacionales y de oficinas. El ICHA trabaja en la revisión y actualización de las normas técnicas, y tiene planteado dentro de sus desafíos la revisión de la norma de diseño estructural, para incorporar los parámetros a la realidad de este material”.

Este año, los estudiantes de arquitectura de América Latina desarrollarán como tema un Pabellón Invernadero para un Parque Botánico para la 11° edición del Concurso Alacero de Diseño en Acero para Estudiantes de Arquitectura 2018.

En esta ocasión, el tema -inspirado en la Agenda 2030 para un Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas-  tiene por objetivo proteger los bosques, luchar contra la desertificación, detener la degradación de las tierras y revertir la pérdida de biodiversidad. Para esto, los estudiantes deberán desarrollar un edificio que permita la exhibición de estos diversos biomas y aporte a la conservación de las especies, la investigación científica, la recreación, la enseñanza y la difusión, permitiendo tomar conciencia de la necesidad de un desarrollo sostenible para la humanidad.

Cada país participante -Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México y República Dominicana- desarrollará este tema y escogerá al mejor anteproyecto a nivel nacional. Los equipos ganadores de cada país viajarán a Cartagena de Indias, Colombia, para participar en la etapa final que se desarrollará durante el Congreso Latinoamericano del Acero, Alacero-59, en el mes de noviembre de 2018.

El Primer Premio consiste en US$ 10.000 a repartirse en US$ 6.000 para los estudiantes y US$ 4.000 para la Universidad. Para el Segundo Premio se adjuntica $ 3.000, US$ 2.000 para los estudiantes y US$ 1.000 para la Universidad.

Este certamen es realizado por la Asociación Latinoamericana del Acero -Alacero-, junto a las entidades que lo desarrollan locamente: Cámara Argentina del Acero (Argentina), Centro Brasileiro da Construção em Aço – CBCA (Brasil), CAP Acero (Chile), FEDEMETAL – Andi (Colombia), FEDIMETAL (Ecuador), Canacero (México) y Adoacero (República Dominicana).

El Concurso Alacero desde sus inicios ha convocado a más de 8 mil estudiantes en la región y tiene por objetivo incentivar en los futuros profesionales a relacionarse con el acero, como material constructivo imaginando proyectos a través de sus atributos. Toda la información sobre el Concurso Alacero y cómo participar está disponible en alacero.org.

Fuente: Alacero.

Uno de los puentes peatonales más entretenidos y que se asemeja una montaña rusa, está ubicado en China. Se trata del famoso Lucky Knot (Nudo de la Suerte), hecho de acero y que se ubica en la ciudad de Changsha, midiendo 185 metros de largo y 24 metros de altura.

El responsable de esta estructura es el estudio NEXT Architects, quienes fueron invitados a participar en un concurso internacional para diseñar un nuevo puente que se construiría sobre el río Dragon King Harbor en Changsha, en el rápidamente desarrollad “New Lake District”. Para este encargo especial, crearon el diseño ganador: el Nudo de la Suerte.

Una parte crucial del proceso fue combinar la experiencia del equipo holandés en infraestructura y gestión del agua, con la perseverancia y el conocimiento del contexto local del equipo chino. El puente ya se ha convertido en un ícono, y fue seleccionado por CNN como uno de los “puentes más espectaculares que rompen el molde”.

Lo más particular de esta estructura es cómo se adapta al entorno y como la experiencia de cruzarlo le da un valor agregado al sitio. El puente además cumple con el objetivo de conectar los diferentes espacios gracias a sus variados niveles sin invadir la ecología y fomentando el turismo.

La morfología se asemeja a un nudo chino de la suerte, símbolo de la prosperidad, la suerte y el progreso y su estructura la componen tres pequeños puentes entrelazados, donde los peatones pueden acceder a través de ocho entradas.

El puente ofrece, además, una vista del río Dragon King Harbour River, al lago Meixi, la ciudad de Changsha y su cordillera circundante. Gracias a sus notables luces LED, es también una ruta de luz.

Fuente:  Plataforma Arquitectura

 

 

Con la presencia de los principales ejecutivos de CAP Acero, destacados arquitectos nacionales y representantes de Grupo CAP, se realizó la premiación del XXXI “Concurso CAP para Estudiantes de Arquitectura” donde un grupo de alumnos de la Universidad Diego Portales (UDP), se adjudicó el primer lugar.

El anteproyecto ganador, corresponde al diseño de un Jardín Infantil para la Villa Portales en la Comuna de Estación Central, que –a juicio del jurado- destaca por su singularidad, define las posibilidades técnicas del acero y podría transformarse en un hito dentro de su propio contexto urbano, dotando de una nueva identidad al área verde que acoge a este edificio.

En esta versión del concurso, el Instituto Chileno del Acero (ICHA) colaboró con un representante en el jurado del concurso, la arquitecta Ximena Busquets, quien desempeñó el rol de presidenta.

Para Ernesto Escobar, gerente general de CAP Acero, “este es un evento que tiene prestigio y trayectoria, que se ha ido reforzando con el tiempo y habla del compromiso que tiene la empresa con las escuelas de Arquitectura y su desarrollo. Aquí estamos con futuros profesionales, innovadores, que ya tienen germinando la semilla del acero y no me cabe duda que todas las generaciones que han pasado por este concurso, son promotores de soluciones que usan este elemento”.

El concurso, creado en 1986, fue dirigido por el arquitecto Álvaro Donoso Holzmann, y el equipo ganador recibirá un premio económico. Además, representará a Chile en la versión internacional del concurso organizada por la Asociación Latinoamericana del Acero (ALACERO), en el marco del Congreso Latinoamericano de Acero, que se realizará entre el 6 y 8 de noviembre próximo.

El equipo ganador de la UDP, con su proyecto “Villa Portales” estuvo conformado por los alumnos Domingo Molina, Diego Fernández, Víctor Rojas, Matías Romero, guiados por los profesores Nicolás Stutzin y Rafael Hevia.

“Estamos felices con este premio y por la asesoría que siempre nos brindó la compañía. Nosotros buscábamos con este proyecto generar desde una falencia una oportunidad, al aprovechar un gran sitio eriazo en la Villa Portales para desarrollar el proyecto de un jardín infantil que incluyera la naturaleza y evitara las rejas. Somos el primer equipo de la universidad que gana este premio y nos pone contentos haber podido aprender las oportunidades que entrega el acero para la construcción”, expresó Diego Molina miembro del equipo ganador.

El segundo lugar del concurso fue obtenido por un equipo de la Universidad San Sebastián de Puerto Montt, mientras que el tercer puesto fue para alumnos de la Universidad de Santiago.

Para Drago Vodanovic, profesor guía de la iniciativa que obtuvo el segundo lugar, “el Concurso de CAP para Estudiantes de Arquitectura es el más pretigioso de Chile y latinoamérica, y es un estándar de calidad. Es muy significativo para nosotros que estamos casi al fin del mundo, medirnos a este nivel frente a las otras escuelas, lo que nos pone muy contentos y agradecidos por habernos premiado, y por la oportunidad que también se le da a las regiones”.

Fuente: Comunicaciones Grupo CAP.

Nació en Seúl, Corea. Posteriormente se trasladó a Japón, graduado por la Universidad de Tokio, Departamento de Arquitectura en 1965. Trabajó durante cuatro años en la oficina de Kiyonori Kikutake Arquitectos y Asociados. En 1971 inauguró su propia empresa “Urbot” (Urban Robot) en la capital japonesa y, en 1979, cambia su nombre al de Toyo Ito & Associates Architects, iniciando un periodo de expansión internacional.

Sus primeros proyectos, como la “Casa de Aluminio” fueron estructuras de madera recubiertas de ese metal. La casa que diseñó  para su hermana, la famosa “White U” fue el edificio que lo hizo famoso.

Es considerado uno de los arquitectos más innovadores del mundo, sus primeros trabajos fueron la Silver Hut y el mobiliario de la Chica Nómada de Tokio.

Su obra combina la innovación conceptual con edificios magníficamente ejecutados. Su arquitectura mantiene edificios atemporales, con los que audazmente propone nuevos caminos en proyectos diferentes como bibliotecas, casas, parques, teatros, tiendas, edificios de oficinas y pabellones, siempre tratando de ampliar las posibilidades de la arquitectura.

Es autor de libros como “El Jardín de Microchips” “Hacia la arquitectura del viento”. En 2013 fue galardonado con el premio Pritzker, la distinción más importante en el mundo de la Arquitectura, convirtiéndose en el sexto japonés que obtiene este reconocimiento.

Además, ha recibido el Architecture Institute of Japan Award; el Mainrich Art Award; el IAA ‘Interach 97’; Gran Premio de la Unión de Arquitectos en Bulgaria Medalla de Oro; el Premio del Ministerio de Educación Japonés; el Arnold W. Brunner Memorial Prize en Arquitecture de la Academia Americana de Artes y Letras; la Medalla de Oro en el Premio Japonés al Diseño; la Medalla de Oro del RIBA; la Medalla de Oro de Bellas Artes otorgada por el Círculo de Bellas Artes, y el Praemium Imperiale.

 Algunas de sus obras:

  • Edificio Tod’s Omotesando (Tokio, Japón)
  • Torre de los Vientos (Yokohama, Japón)
  • Pabellón para la Expo 2000 (Hannover, Alemania)
  • Edificio Suites Avenue (Barcelona, España)
  • Ken Iwata Mother and Child Museum (Imabari, Japón)

 

Nació en Canadá en 1929, posteriormente adoptó la nacionalidad estadounidense. Fue un aplicado estudiante de arquitectura, graduándose en 1954 de la Universidad de Southern, California. Con el título de arquitecto trabajó en varios despachos de prestigio, mientras estudiaba Urbanismo en la Escuela de Diseño de Harvard. Vivió una larga temporada en Europa, hasta que en 1962 abrió su despacho en Los Ángeles. La década siguiente la dedicó a la docencia impartiendo clases en las universidades de Harvard y Yale.

Es considerado uno de los más destacados representantes de la corriente deconstructivista de Estados Unidos, destaca de su particular estilo las formas semidescompuestas y su idea de que un “edificio, una vez terminado, debe ser una obra de arte, como si fuese una escultura”.

La creencia que “la arquitectura es arte” ha llevado a Frank Gehry a cambiar el rumbo de la misma a partir de la segunda mitad del siglo XX. Después de lanzar su línea de muebles de cartón corrugado Easy Edges (1969-1973), empezó la remodelación de su casa en Santa Mónica, California, y con ésta a marcar su diseño de vanguardia. Un ejemplo de la estética post-estructuralista deconstructivista que desafía abiertamente el paradigma del ideal modernista de “la forma sigue a la función” que llamó la atención del mundo de la arquitectura y, tras esto, comenzó a diseñar casas, similares a la suya, en el sur de California en los años 80.

Gehry realiza un trabajo arquitectónico minucioso, una sutil mezcla de visión perceptible en sus famosos bocetos y maquetas. Se caracteriza por ser un dibujante apasionado, primer paso de su concepción arquitectónica, ya que luego convierte sus bocetos en modelos tridimensionales tangibles, a menudo hechos con cartón y cinta adhesiva, para luego proyectarlos en edificios de titanio, vidrio, hormigón, acero, madera o piedra.

Es una celebridad mediática, nombrado por Vanity Fair como  “el arquitecto más importante de nuestra época” y haciendo apariciones en programas de televisión como Los Simpsons, sus diseños han recibido más de 100 premios en todo el mundo, incluyendo el Arnold W. Brunner Memorial Prize (EE.UU., 1977), el Premio Pritzker (1989), el Wolf de las Artes Israel (1992), el Praemium Imperiale (Japón, 1992), el Dorothy and Lillian Gish (1994), el Premio FriedrichKiesler (Austria ,1998) y el Twenty Five Year Award del Instituto Americano de Arquitectos (2012).

Además posee la Medalla Nacional de las Artes de los Estados Unidos (1998), la Medalla Lotos al Mérito (EE.UU., 1999), la Medalla de Oro del Instituto Americano de Arquitectos (1999) y la Real Medalla de Oro a la promoción de la arquitectura (2000), que otorga la Reina de Inglaterra.

 Algunas de sus obras:

  • Dancing House  (Praga – Republica Checa)
  • Guggenheim Museum (Bilbao – España)
  • Walt Disney Concert Hall (Los Angeles – EE.UU)
  • Millenium Park (Chicago – EE.UU)
  • Stata Center (Massachussets – EE.UU)
  • Weisman Art Museum (Minnesota – EE.UU)

 

Cómo traducir un proyecto de arquitectura para realizarlo con Steel Framing. Datos para predimensionar la estructura y optimizar el sistema en seco.

En el proceso de producción de los planos para la obra, es usual que el diseño arquitectónico sufra algunas modificaciones para adaptarlo al sistema constructivo elegido. “Cualquier proyecto se puede traducir al sistema Steel Framing, es decir, pasar de un plano de anteproyecto a uno ejecutivo que determine los espesores reales de todos los elementos”, explica Florencia Tomasi de la consultora Consul Steel, especializada en Steel Framing.

1- Modular el proyecto

Una estrategia para optimizar el consumo de materiales es la modulación de la planta. El proyectista puede diseñar sin restricciones porque no tiene un módulo fijo sino uno recomendado de 0,40 a 0,60 metros. “El Steel Framing es un sistema versátil, se adapta a cualquier proyecto e incluso permite ampliaciones”, destaca Paula Ale, Gerente Comercial de Perfiles JMA.

2- Rigidez estructural

El primer aspecto que se evalúa en la “traducción” de cualquier diseño al Steel Framing es la rigidez global del proyecto. “Al ser un sistema liviano, la carga de viento cobra una incidencia mayor que en el caso de la construcción tradicional”, fundamenta Tomasi. En ese sentido, se debe evaluar la distribución de las plantas para determinar si está desbalanceada la disposición de tabiques y considerar la resolución de los grandes aventanamientos.

En esos casos es necesario aporticar la estructura sin modificar la arquitectura y agregar perfiles laminados si fuera necesario. Lógicamente, de estas soluciones resulta un costo adicional porque se alejan de lo estándar, según la especialista. Asimismo, si el proyecto plantea aberturas de piso a techo, se puede considerar una viga invertida en el antepecho del piso superior.

Así como la liviandad requiere un compromiso mayor de proyecto para resolver la carga de viento, “el Steel Framing es apto para construir en zonas sísmicas debido a su baja masa”, afirma Ale.

3- Cómputo de materiales

“Culturalmente, la construcciones se sobredimensionan mientras que en el caso del Steel Framing el consumo de materiales está respaldado por un cálculo estructural que considera lo mínimo necesario según los reglamentos”, destaca Tomasi.

4- Nivelación de cimientos

El esqueleto estructural debe ir anclado a los cimientos que, generalmente, se resuelven con una platea porque ofrece una buena superficie de trabajo. “Es fundamental que el plano en el que se apoyan las estructuras metálicas esté totalmente nivelado”, señala Tomasi.

De todos modos, los cimientos pueden ser vigas de encadenado y un contrapiso de hormigón pobre, bases aisladas o el sistema que determine el estudio de suelo. Incluso se puede resolver sobre pilotes para lo cual se realiza una losa elevada.

5- Elección temprana del sistema

Los sistemas constructivos, cualquiera sea el caso, se pueden aprovechar mejor cuando ya desde la etapa de proyecto se trabaja siguiendo su lógica.

6- Luces óptimas para entrepisos

Las luces óptimas van de 4 a 5 metros. Cuando sea mayor, considerar la forma de generar un apoyo. Las soluciones en seco tienen menor peso propio y permiten resolver luces mayores. Consisten en una estructura de entrepiso metálica con perfiles PGC y PGU complementados con un emplacado de madera OSB, fenólico o cementicio, que posee menor peso propio que los entrepisos húmedos.

7- Materialidad de la cubierta

Lo expresado en el punto anterior vale para las cubiertas de chapa o teja que, al tener menor peso que una solución mixta, pueden llegar a luces de 5,5 metros sin inconvenientes.

8- Altura de locales

Se recomienda hasta tres metros (variable según la incidencia de la carga de viento).

9- Espesor y altura de las paredes

La estructura de las paredes (H: 3 m) se puede resolver con perfilería de 100 mm. Al momento de definir la altura libre de un local, considerar que la estructura normal para entrepisos requiere de perfiles de 200 mm (espesor final 250 mm). La estructura de las paredes con perfiles de 100 mm permiten resolver un alto confort acústico y térmico con un espesor muy reducido.

*Artículo elaborado por Paula Baldo, publicado en www.clarin.com