Después de 19 meses de trabajo especializado, se da inicio al proceso de consulta pública de la norma que define los requisitos que deben cumplir los perfiles conformados en frío cerrados, identificados por el Instituto Nacional de Normalización (INN) como NCh3518 Acero – Tubular estructural de acero al carbono conformado en frío soldado con una costura.

La iniciativa fue impulsada por el ICHA, a través de un comité de norma conformado por ingenieros estructurales, representantes de la industria, consultores independientes y académicos de dilatada trayectoria en la fabricación, especificación y desarrollo de proyectos de estructuras con perfiles conformados en frío.

En el Instituto Chileno del Acero se detectó la necesidad de contar con un documento oficial y actualizado, relevante para la industria de la construcción en acero.

Todos los interesados en participar de la consulta pública, deben ingresar a  http://www.consultapublica.cl/, entrar a la opción “participar” y luego agregar sus datos para el registro, siguiendo las instrucciones dadas.

El INN recibirá todos los comentarios, aprobaciones o propuestas de modificaciones al proyecto de norma hasta el 05 de septiembre de 2016.

En el marco del desayuno Innovación en Productividad y Gestión de Infraestructuras de Acero realizado en la Cámara Chilena de la Construcción, el Instituto Chileno del Acero expuso los principales alcances de su Código de Prácticas Estándar para Edificios y Puentes de Acero, que está próximo a publicar.

El documento integra las mejores experiencias disponibles para la ejecución de estructuras de acero, con el fin de apoyar relaciones contractuales entre los diferentes involucrados en la cadena productiva, facilitando la correcta evaluación de un proyecto y actuando como referente técnico en caso de conflicto.  Está basado en el documento del American Institute of Steel Construction (AISC).

Según comentó Sergio Córdova, consultor asociado al Instituto Chileno del Acero -quien presentó el documento-, la publicación considera ejemplos de aplicación de buenas prácticas en distintos tipos de proyectos y recoge experiencias para generar valor en la cadena productiva.

El anticipo de la publicación se realizó ante el Comité de Contratistas Generales de la Cámara Chilena de la Construcción, en una instancia donde participaron Enrique Loeser, presidente del Grupo de Trabajo Tecnología y Gestión del Comité; César Salvatierra, consultor internacional Lean Manufacturing y María Carolina Tapia, Subgerente de Gestión de Proyectos de la Corporación de Desarrollo Tecnológico de la CChC.

Próximamente, el Código de Prácticas Estándar para Edificios y Puentes de Acero será presentado en una actividad donde se entregará a los asistentes. También, quedará disponible para descarga en línea.

Si quieres revisar la presentación completa que realizó Sergio Córdova, consultor asociado al Instituto Chileno del Acero, puedes descargarla aquí.

 

 

Desde enero, se contabilizan cuatro iniciativas pertenecientes al convenio firmado entre el Instituto de la Construcción y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo -en agosto de 2014- que han iniciado su trabajo con el fin de cumplir con los plazos establecidos en el plan de trabajo inicial.

Entre las instancias que se reúnen quincenalmente en dependencias del IC, se encuentran el Comité Anteproyecto de Norma “Iluminación Interior de Edificios”, que tiene por objetivo elaborar un anteproyecto de norma que establezca requisitos de Confort y Eficiencia Energética para Iluminación Interior en Edificios de Uso Público.

Otra de las iniciativas que durante este año desarrollará su trabajo es el Comité Técnico denominado “Manual para el Control de Calidad en Obra”, que durante 12 meses tendrá que ejecutar su cometido.

Asimismo, han comenzado su trabajo los comités para elaborar un anteproyecto de norma que establece requisitos para la Gestión de Residuos y Reciclaje de Materiales de Construcción y otro para el anteproyecto de Actualización de la norma técnica NCh 802 “Elementos de construcción – Segmentos de muro – Ensayo de Carga Horizontal. Ambos comités tienen un plazo de doce meses para cumplir con sus objetivos.

 Finalización de trabajos

Al mismo tiempo que parte de los últimos comités del Convenio inician su trabajo, son otras iniciativas las que han concluido, de forma satisfactoria, su labor durante estos primeros meses de 2016.

Es así como en marzo pasado, el Comité para la Actualización de la Norma Técnica NCh 804 “Elementos de construcción – Segmentos de muro – Ensayo de Impacto”, concluyó su trabajo enviando el anteproyecto de norma que actualiza la referida norma, al Minvu.

Asimismo, recientemente concluyó su trabajo el comité “Manual de ecoetiquetado para productos de construcción” elaborando su documento final denominado “Manual para la implementación de Declaraciones ambientales de Productos de Construcción” y enviado al Minvu, el 23 de mayo pasado.

Por otra parte, hay otras dos iniciativas que han concluido su trabajo técnico y a la fecha se encuentran en etapa de edición de sus documentos finales, estos son:

  • Comité para la elaboración del anteproyecto de norma que “Establece requisitos para el Diseño de Elementos Metálicos Conformados en Frío”.
  • Comité para la elaboración de “Manual de Reparaciones y Refuerzos Estructurales”.

Impulsado por el IV Monitoreo de Calidad de productos de acero importados, para barras de refuerzo laminadas en caliente para hormigón armado realizado por el Comité de Normas y Monitoreo del Instituto Chileno del Acero (ICHA), la Dirección de Aduanas ha comenzado a cautelar el cumplimiento de las normas que rigen el acero que se utiliza en el país.

Los resultados del sondeo que impulsaron esta mostraron un incumplimiento de la normativa chilena vigente, hecho que evidenció una falta de control, en particular en las barras de acero importadas que ingresan en el país.

Con los antecedentes recopilados a partir del sondeo, ICHA pudo establecer un cuadro de verificación de los requisitos con información básica para la autoridad, a través de los Ministerios de Vivienda y Urbanismo y de Obras Públicas, además de las entidades profesionales de la construcción y la ingeniería estructural, entre otras.

Entre las anomalías constatadas se pueden mencionar:

-Las etiquetas de los productos estaban escritas en chino y en inglés.

-Los productos contaban con el certificado pertinente, pero sin los informes de ensayo.

-El acero, a partir del análisis químico, no puede ser calificado como acero al carbono y, por lo tanto, categorizado como acero A como venía erróneamente etiquetado, según lo exige la NCh 204.

“Uno de los puntos más preocupantes de los resultados del monitoreo es que en Chile no se registran experiencias previas sobre el comportamiento de barras de refuerzo con acero de baja aleación en estructuras de hormigón armado sometidas a esfuerzos sísmicos, por lo que su utilización genera un grado de incertidumbre frente a su desempeño en casos, por ejemplo, de sismos fuertes”, afirmó Juan Carlos Gutiérrez, director ejecutivo del Instituto Chileno del Acero.

Con el informe de resultados, más un largo trabajo de tres años y a partir de la propuesta elaborada por ICHA, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo instruyó a la Dirección de Aduanas para que las barras de acero -amparadas bajo la Norma Chilena NCh 204- cumplan con lo señalado en la legislación respecto de la certificación de calidad de estos productos.

Sobre el monitoreo

El estudio realiza una comprobación del cumplimiento de los requisitos señalados en la NCh204Of.2006 a partir de muestras obtenidas de un importador de barras, y no es una evaluación de la conformidad de certificaciones de lotes o partidas.  En él, se resumen los resultados de este monitoreo de la calidad de las barras de refuerzo importadas disponibles en el comercio local.

Para efectuar esta verificación, se utilizó el procedimiento estándar de muestreo ICHA-204-01, procediéndose a elegir 36 muestras de barras para hormigón armado de origen importado, adquiridas en un punto de venta de la Región Metropolitana, en el mes de noviembre de 2015.

A las muestras obtenidas, se les practicaron ensayos estandarizados en los laboratorios del Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación de Estructuras y Materiales, IDIEM, de acuerdo a lo exigido por la norma NCh204.Of2006.

De forma complementaria, se realizaron ensayos de composición química en los laboratorios de Ensayos e Investigación de Materiales SIMET-USACH, y al análisis detallado de los resultados obtenidos por el señor Manuel Cabrera Contreras, Ingeniero Civil Metalúrgico, MSc., investigador y académico de dilatada y reconocida trayectoria de la Universidad Técnica Federico Santa María, con lo cual se ha propuesto corroborar la calidad y cumplimiento de la normativa nacional.

Finalmente es importante tener en consideración que la intención del ICHA al realizar estos sondeos no es la de llevar a cabo una fiscalización o control paralelo al realizado por las autoridades u otras entidades sino entregar a sus asociados, a los profesionales y al público, la información técnica necesaria para la utilización correcta y segura del material acero.

Las barras monitoreadas ingresaron en septiembre de 2015 al país y ya se encuentran a la venta en el mercado, lo cual hace evidente la fragilidad del cumplimiento normativo del acero de barras de importación.

La constante preocupación del Instituto Chileno del Acero (ICHA) por promover un adecuado nivel de exigencias técnicas y de  asegurar un estricto control de calidad de las barras destinadas a la construcción de hormigón armado,  propició que la Dirección de Aduanas actúe proactivamente para cautelar el cumplimiento de las normas que rigen el acero que se utiliza en el país.

Luego de tres años de trabajo y a partir de la propuesta elaborada por ICHA, el Ministerio de Viviendas y Urbanismo, a través del oficio 2597-2015, instruyó a la Dirección de Aduanas para que las barras de acero -amparadas bajo la Norma Chilena NCh 204- cumplan con lo señalado en la legislación respecto de la certificación de calidad de estos productos. El documento generó la emisión de la resolución exenta 319 del Servicio Nacional de Aduanas.

Este avance se vio impulsado por el reciente sondeo a la calidad de barras de refuerzo laminadas en caliente para hormigón armado, de origen importado, que se comercializan en nuestro país.

Realizado por el Comité de Normas y Monitoreo de ICHA, la cuarta versión del sondeo tuvo como finalidad obtener información del cumplimiento de los parámetros básicos de estos productos, como marcaje, naturaleza del acero y aspectos mecánicos, geométricos y de masa definidos en la normativa chilena vigente.

Con los resultados, se estableció un cuadro de verificación de los requisitos con información básica para la autoridad, a través de los Ministerios de Vivienda y Urbanismo y de Obras Públicas, además de las entidades profesionales de la construcción y la ingeniería estructural, entre otras.

En este estudio, ICHA detectó incumplimientos de la normativa chilena vigente, hecho que evidencia una falta de control, en particular, en las barras de acero importadas que ingresan al país.

Entre los incumplimientos constatadas se pueden mencionar:

-Las etiquetas de los productos estaban escritas en chino y en inglés.

-Los productos contaban con el certificado pertinente, pero sin los informes de ensayo.

-El acero, a partir del análisis químico, no puede ser calificado como acero al carbono y por lo tanto, categorizado como acero A, según lo exige la NCh 204.

Las barras monitoreadas ingresaron en septiembre de 2015 al país y ya se encuentran a la venta en el mercado, lo cual hace evidente la fragilidad del cumplimiento normativo del acero de barras de importación.

Sobre el monitoreo

El estudio realiza una comprobación del cumplimiento de los requisitos señalados en la NCh204Of.2006 a partir de muestras obtenidas de un importador de barras, y no es una evaluación de la conformidad de certificaciones de lotes o partidas.  En él, se resumen los resultados de este monitoreo de la calidad de las barras de refuerzo importadas disponibles en el comercio local.

Para efectuar esta verificación, se utilizó el procedimiento estándar de muestreo ICHA-204-01, procediéndose a elegir 36 muestras de barras para hormigón armado de origen importado, adquiridas en un punto de venta de la Región Metropolitana, en el mes de noviembre de 2015.

A las muestras obtenidas, se les practicaron ensayos estandarizados en los laboratorios del Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación de Estructuras y Materiales, IDIEM, de acuerdo a lo exigido por la norma NCh204.Of2006.

De forma complementaria, se realizaron ensayos de composición química en los laboratorios de Ensayos e Investigación de Materiales SIMET-USACH, y al análisis detallado de los resultados obtenidos por el señor Manuel Cabrera Contreras, Ingeniero Civil Metalúrgico, MSc., investigador y académico de dilatada y reconocida trayectoria de la Universidad Técnica Federico Santa María, con lo cual se ha propuesto corroborar la calidad y cumplimiento de la normativa nacional.

Finalmente es importante tener en consideración que la intención del ICHA al realizar estos sondeos no es la de llevar a cabo una fiscalización o control paralelo al realizado por las autoridades u otras entidades sino entregar a sus asociados, a los profesionales y al público, la información técnica necesaria para la utilización correcta y segura del material acero.

Descargue el Monitoreo de la Calidad de Productos de Acero Importados completo

Les presentamos la declaración que se desarrolló en el Primer Encuentro de Profesionales de la Arquitectura, Ingeniería y Construcción en Santa Cruz, Chile.

Este compromiso, llamado “Declaración de Santa Cruz”, lo llevó a cabo el Colegio de Arquitectos, Colegio de Ingenieros de Chile y Colegio de Constructores Civiles, representados por sus respectivos presidentes, con la finalidad de lograr avances en la profesión en diferentes temas: Ley de Colegios Profesionales, Políticas Públicas, entre otros lineamientos de trabajo.

Cada una de las consideraciones de esta Declaración, radica en la importancia que tienen para el  desarrollo y crecimiento del país.

A continuación, la declaración completa suscrita por los colegios profesionales involucrados, en el que se detallan los compromisos pactados:

DECLARACIÓN DE SANTA CRUZ

Considerando:

– Que el ejercicio de las profesiones de arquitecto, constructor e ingeniero tienen una influencia y un impacto fundamental en la sociedad, la infraestructura, la economía y el desarrollo del país.

– Que las condiciones del ejercicio de las profesiones de Arquitecto, Ingeniero y Constructor definen esencialmente el desarrollo del sector de la construcción y las relaciones entre estos profesionales, la sociedad y el estado.

– Que el avance tecnológico actual exige acciones y respuestas más ágiles y oportunas.

– Que las construcciones actuales debido a su materialidad requieren una atención y conocimiento más íntegro de los diseños y técnica de construcción, lo cual demanda profesionales de alta calidad y competencia.

– Que los recursos naturales son frágiles y, por lo tanto, el medio ambiente merece una atención prioritaria de parte del ejercicio de estas profesiones.

– Que la condición ética en el ejercicio de la profesión es una necesidad

– Que es necesario exigir una formación adecuada de nuestros profesionales a través de una educación de excelencia, íntegra y honesta.

Los asistentes al Encuentro de Santa Cruz, declaran que debemos realizar un trabajo que abarque:

COMPROMISO: Es necesario reafirmar y formalizar la relación permanente entre los tres Colegios Profesionales mediante el trabajo periódico conjunto y la colaboración entre Arquitectos, Constructores e Ingenieros, teniendo en cuenta este deber en el desarrollo del proyecto, su materialización y construcción. El rol fundamental de los Colegios Profesionales es su visión transdisciplinar para afrontar las soluciones, la formulación de políticas públicas para el desarrollo del territorio y de la edificación y el cuidado por el ámbito gremial laboral en relación a los aspectos contractuales irregulares, la defensa de la propiedad intelectual y el control ético entre otros.

LEY DE COLEGIOS PROFESIONALES: Debemos establecer un trabajo conjunto en la gestación, tramitación y promulgación de una Ley de Colegios Profesionales que asegure de manera fehaciente, amplia y justa un ejercicio digno de la profesión mediante obligaciones de responsabilidad y ética profesional de aquellos que estuvieren colegiados o no, evitando prácticas abusivas de entidades ya sean ellas públicas o privadas. Los profesionales debemos intensificar de manera continua nuestros esfuerzos por lograr un ejercicio de nuestras profesiones de manera transparente y definidamente ética, evitando cualquier acción que promueva o fomente la corrupción.

AUTORIDADES: Debemos hacer un llamado a las autoridades de manera que nuestras inquietudes y participación sectorial sean escuchadas en el proceso de debate y se tomen medidas plenamente eficaces para generar un entorno jurídico transparente y definido que regule la construcción y el ejercicio de nuestras profesiones, velando porque las políticas públicas tengan coherencia y continuidad en el tiempo, más allá de los gobiernos.

POLÍTICAS PÚBLICAS: A partir de este compromiso debemos encontrar un pensamiento y conceptualización común entre los Colegios Profesionales con el fin de poder plantear políticas públicas coherentes con nuestros pensamientos y necesidades. Debemos velar porque estas sean efectivamente implementadas por las entidades estatales para asegurar un desarrollo consistente y racional del país. Para esta finalidad se debe promover una instancia de trabajo permanente con el MOP y el MINVU que efectivamente pueda dar coherencia a las políticas públicas, leyes, normas técnicas, ambientales y reglamentos tanto del ordenamiento territorial como del ejercicio profesional y los proyectos y obras de construcción. Así mismo colaborar en la adecuación y actualización de los procedimientos administrativos del Estado promoviendo la disminución de los tiempos de espera y tramitación inútiles basados en burocracia innecesaria que atentan con una cabal distribución de los tiempos.

DESARROLLO SUSTENTABLE: Debemos cuidar que el diseño y la construcción de los proyectos en todos los ámbitos, aseguren un incentivo al desarrollo sustentable en todas sus instancias, promoviendo la optimización de los recursos naturales y el uso de energías limpias no contaminantes.

FORMACIÓN PROFESIONAL: La educación de los futuros profesionales debe ser asegurada para tener una formación plena, tanto en conocimiento como en formación integral, constituyendo un bien de la sociedad que debe ser resguardado y mejorado en todas las acciones futuras de nuestros Colegios. La acreditación y homologación de los títulos profesionales que habiliten a los individuos para el ejercicio de una profesión deben ser debidamente llevadas a cabo con la verificación de los Colegios correspondientes. La enseñanza continua, la habilitación profesional y certificaciones son desafíos contemporáneos a los cuales debemos atender y proyectar como país y como ámbitos de nuestras disciplinas de modo de reconocer su importancia en un mundo donde el conocimiento y la técnica se desarrollan en forma acelerada.

Después de cerca de dos años de trabajo especializado, la propuesta del Instituto Chileno del Acero (ICHA) de actualización de la NCh427of77 -“Especificaciones para el cálculo, fabricación y construcción de estructuras de acero”, ya se encuentra en el Instituto Nacional de Normalización (INN) para el proceso de consulta pública.

La iniciativa fue impulsada por el ICHA, a través de un comité de actualización de norma conformado por profesionales relevantes en el diseño y especificación de estructuras de acero en Chile, como ingenieros estructurales, representantes de la industria, consultores independientes y académicos, entre otros.

En el Instituto Chileno del Acero se detectó la necesidad de contar con un documento oficial y actualizado, relevante para la industria de la construcción en acero. “Al no existir una normativa de vigencia legal respecto de la calidad de los productos que se importan y utilizan en el país, los fabricantes nacionales se sentían en condiciones desmejoradas al momento de competir”, indica Alejandro Verdugo, coordinador del Comité de Norma ICHA.

El trabajo se desarrolló, principalmente, considerando la normativa estadounidense contenida en la AISC-360 para el diseño de estructuras de acero de la American Institute of Steel Construction, AISC.

Según comenta Verdugo, teniendo en cuenta que la Nch427 fue revisada anteriormente en 1977 y se hizo obsoleta a la práctica chilena, desde varios años se han adoptado los criterios estadounidenses como de uso común en el mercado del acero en Chile.

“Considerando la práctica de utilizar las normas de la AISC, el comité trabajó considerándolas como parámetro de aplicación, hecho que además -de alguna forma- tiene un soporte legal en cuanto las normas de diseño sísmico indican que, a falta de una normativa nacional, se debe seguir la normativa norteamericana”, indica.

El trabajo del comité incluyó la revisión de lo establecido en el documento de AISC y la adaptación en algunos criterios relacionados con la praxis en Chile. “Ese trabajo permitió el desarrollo de un documento base que ahora se llevará al proceso de consulta pública”, añade Verdugo.

La actualización de esta norma se presentará en el VIII Congreso de Ingenieros Civiles Estructurales (AICE), que se desarrollará el 13 y 14 de noviembre en Viña de Mar. En la ocasión, se comentará el proceso de desarrollo del documento, los detalles de las adaptaciones a la práctica en Chile y la importancia de que los profesionales participen del proceso de consulta pública, de forma que el documento que finalmente se publique cuente con el mayor respaldo y conocimiento de la comunidad especializada.

En la actualidad, la norma NCh427 se encuentra disponible para consulta pública en el sitio web que el Instituto Nacional de Normalización ha dispuesto para estos casos: www.consultapublica.cl. Todos quienes lo deseen, pueden participar entregando sus opiniones y consultas.

Todas las proyecciones lo decían. Este 2015 sería otro año de crecimiento más bien moderado en la industria del acero internacional y la causa principal está en Asia. La desaceleración de China y los subsidios que tiene su industria del acero afectan el negocio global y golpean también a los mercados latinoamericanos, incluido el chileno, donde los productores piden medidas correctivas de la autoridad.

Juan Pablo Silva, economista del Instituto Chileno del Acero (ICHA), explica que una de las causas de la situación que enfrenta la industria global de este metal es la “sobreproducción” de 350 millones de toneladas de acero sin utilizar de China.

En la práctica y luego de que, a fines de 2010, la economía china alcanzara su mayor tasa de crecimiento, comenzó una desaceleración que atacó el sector inmobiliario y con ello, la inversión en construcción, motor del crecimiento de la demanda de acero.

Así y para evitar un colapso en su industria, el Gobierno chino mejoró las condiciones al envío de productos al exterior y ese país se convirtió en el mayor exportador de acero del mundo, desplazando a Japón. Los precios internacionales cayeron 54% en 5 años, lo que señala “devastó la industria siderúrgica mundial”.

El análisis es compartido por Ernesto Escobar, gerente general de CAP Acero, quien precisa que la industria global enfrenta un escenario complejo como consecuencia de la “sobre capacidad instalada a nivel global pero, en particular, en China”, país que produce aproximadamente 50% del acero que consume el mundo. Desde 2000, el gigante asiático ha aumentado seis veces su capacidad instalada, incluso sin realizar una adecuada evaluación de la demanda esperada de sus planes de urbanización de la población rural y la construcción de infraestructura necesaria.

Todo esto —explica Escobar— da como resultado un crecimiento inorgánico de la oferta de acero mundial.

Juan Pablo Silva explica que por esta situación ya surgieron acusaciones de comercio injusto en EE.UU. y la Zona Euro, principalmente contra las compensaciones gubernamentales chinas y los daños al medio ambiente.
En esto coincide el director general de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero), Rafael Rubio, quien asegura que la industria del acero global atraviesa dificultades propias derivadas de la presión exportadora china “en condiciones que no respetan las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC)”.

En los últimos cinco años, China duplicó su participación en el mercado latinoamericano, pasando de 6 puntos de participación al 13% actual.

“En 2014, América Latina recibió 8,3 millones de toneladas de acero desde China y se espera que este año lleguen 9,7 millones de toneladas. Con estas cifras, nuestra región se ha convertido en el segundo mercado más importante para China, solo superada por Corea del Sur. Estos productos están llegando a nuestros mercados a precios de dumping, gracias a los subsidios que obtienen de su gobierno”, agrega Rubio.

El encargado del organismo regional añade que en el continente americano existen hoy 96 medidas antidumpingvigentes relacionadas con el acero y de ellas, 53 son contra China.

Llamado a autoridades

El escenario en Chile no es muy diferente. China ya es el principal importador de acero en nuestro país, representando casi el 50% durante 2014, según datos del ICHA.

Esto ha tenido un serio impacto en la industria local. Por ejemplo, CAP Acero paralizó sus líneas de producción de planos a mediados de 2013, ante la imposibilidad de competir con el acero chino. Ello derivó en la detención de uno de sus dos altos hornos y la pérdida de 1.100 puestos de trabajo.

“Frente a la amenaza que constituyen las distorsiones al comercio, solo cabe apelar a las instancias que ofrece la legislación vigente con el fin de evitar la destrucción gradual pero permanente de la base industrial del país”, estima su gerente general, quien insta a la autoridad a “buscar medidas correctivas” que contengan y reparen los daños, según lo dispuesto por la OMC y la norma actual.

Escobar destaca que muchas naciones ya han resuelto la imposición de tasas antidumping, aranceles compensatorios o salvaguardias, con el objeto de contener esta competencia distorsionada, generando a la vez un desvío del comercio hacia aquellos mercados que aún no lo han hecho.

Respecto de cómo debería enfrentar la industria nacional el “efecto China”, Ernesto Escobar considera que “la industria siderúrgica local debe operar con altos estándares de eficiencia productiva para mantener sus costos competitivos. Por otra parte, obliga a la elaboración de propuestas de valor, basadas en las ventajas que ofrece el suministro nacional”.

Fuente: La Segunda

Cerca del 80% del acero en Chile es usado en construcción, abarcando diferentes tipos de edificaciones, por las que transitan miles de personas a diario; es por ello, que la calidad del material utilizado es vital, y más aún en un país en el que los fenómenos ambientales y climáticos son un factor de la más alta importancia a considerar.

En este escenario, el Instituto Chileno del Acero (ICHA) desarrolla iniciativas tendientes a velar por la calidad de los materiales y estructuras de acero que se edifican en el país, como monitoreos a la calidad de productos, rotulado de productos, registro de productos de acero, y desarrollo y actualización normativa.

Su gerente general, Juan Carlos Gutiérrez, comenta que los monitoreos de calidad de productos buscan establecer una base de control en el cumplimiento de los parámetros básicos definidos en la normativa. Con los resultados, se establece un cuadro de verificación con información básica para la autoridad, además de las entidades profesionales de la construcción y la ingeniería estructural.

En 2012 ICHA entregó, a través de su Comité de Normas y Monitoreo, el primer informe de Monitoreo a la Calidad de Productos de Acero Importados, realizado en Barras de Refuerzo Laminadas en Caliente para Hormigón Armado, para lo cual seleccionaron muestras obtenidas en centros locales de distribución de barras

El informe fue concluyente: el 55% de las muestras ensayadas no cumplen con los requisitos exigidos en la norma chilena, por tanto, son productos no habilitados para ser utilizados en la construcción de estructuras de hormigón en Chile, pero que sin embargo, fueron puestos a la venta.

Los resultados al año siguiente fueron similares. “Esta situación representa un llamado de atención para establecer acciones correctivas y preventivas en el control de la calidad de este tipo de producto. Estas medidas deben asegurar que las construcciones tengan incorporados productos de calidad, de acuerdo a lo establecido en las normas y bases legales vigentes”, afirma Gutiérrez.

De acuerdo al gerente general, durante las próximas semanas se presentarán los resultados del monitoreo realizado durante 2014 y los resultados preliminares arrojan cifras de incumplimiento que preocupan a ICHA.

Siguiendo el lineamiento principal del ICHA, durante 2014 el Comité de Normas y Monitoreo presentó los resultados del Primer Monitoreo Técnico de la Calidad de Parrillas de Piso Electroforjadas – Grating, realizado a partir de muestras obtenidas en puntos de venta de la Región Metropolitana.

Las parrillas electroforjadas son rejillas de acero diseñadas para la instalación de tránsito peatonal en lugares resbaladizos, zonas con derrame de líquidos, instalaciones a intemperie y elementos deslizantes. Son altamente utilizadas en faenas mineras, en plantas petroleras, refinerías y centrales eléctricas.

Su uso en actividades delicadas inquieta a ICHA, puesto que los resultados de su monitoreo arrojaron resultados poco alentadores: el 50% de las muestras testeadas presentan deficiencias en los ensayos de carga, lo que podría desencadenar deformaciones superiores a las esperadas en las estructuras. Además, el 67% presenta incumplimiento en la geometría y espesores y el 100% de las muestras importadas presentan algún grado de incumplimiento.

“Estos resultados reflejan una realidad que nos tiene preocupados, porque además de tener altos porcentajes de incumplimiento, ninguno de los distribuidores considerados en el monitoreo entregó certificados con los cuales se pudiera validar la calidad de los productos, situación que nos reafirma la necesidad de tomar medidas concretas y efectivas en el corto plazo”.

ROTULADO DE PRODUCTOS

Una acción orientada a fortalecer el cumplimiento normativo es el rotulado de productos de acero, que busca velar por la calidad de los materiales y proteger los derechos de los consumidores, para generar un rotulado de materiales, indicando el cumplimiento de los estándares de calidad que se comercializan en el mercado.

La medida contempla acciones de verificación para el cumplimiento de la normativa, y la entrega de información al consumidor final para que pueda discriminar entre productos, aparentemente similares, pero de distinto comportamiento técnico y durabilidad, lo que podría afectar la seguridad de las personas y la calidad de las edificaciones.

A esta acción se suma el Registro Nacional de Productos de Acero, cuyo objetivo es dar garantía de calidad a todos los agentes que intervienen en la especificación, distribución, comercialización, inspección técnica, fabricación y transporte del material.

Asimismo, durante 2014 ICHA impulsó la conformación de un comité que se ha encargado de impulsar la realización de una norma chilena actualizada que regule los requisitos mínimos de diseño, fabricación y comportamiento de parrillas de piso.

Durante marzo, a cinco años de ocurrido el terremoto del 27 de febrero de 2010, y luego de más de 30 meses de arduo trabajo, el Consejo del Instituto Nacional de Normalización dio por aprobadas un total de 14 nuevas normas en el marco del Proyecto Innova 27-F, desarrollado por el Minvu y el INN.

La regulación normativa será efectuada por el MINVU a través de distintos instrumentos tales como Ordenanzas y Reglamentos. Con ello se espera resolver los problemas de asimetrías de información que pudiesen existir en el sector construcción y que impidan el correcto uso y cumplimiento de los requisitos técnicos señalados en las normas chilenas.

Las normas contenidas en este proyecto, abarcan temas como la clasificación sísmica de suelos, requisitos de ascensores, edificaciones aisladas y el diseño de elementos no estructurales, como temas principales; desarrollados a nivel de actualizaciones o de nueva normativa

El proyecto entrega como resultado 6 actualizaciones y 8 normas técnicas nuevas. Además, cuenta con una etapa final de difusión, la cual comenzó en Diciembre del 2014.

Acuerdo ICHA – INN

Con el fin de favorecer el correcto uso del acero en las estructuras a nivel nacional, el Instituto Chileno del Acero (ICHA) y el Instituto Nacional de Normalización (INN) trabajan en conjunto para revisar las normas chilenas relacionadas con la utilización de acero que actualmente están vigentes y aquellas que son más utilizadas por las empresas, tanto nacionales como internacionales.

Se espera contar con 12 normas ejecutadas en un plazo de dos años, es decir, más de un 10% del total. En estos momentos, se trabaja en las normas de Diseño de Estructura de Acero, Ejecución de Construcción en Acero, Perfiles Conformados en Frío y Parrillas de Piso.